0

Bibliotecuento, antología de microrrelatos

Bibliotecuento, antología de microrrelatos de la Casa de la Literatura Peruana

El 2016 participé en el concurso Bibliotecuento de la Casa de la Literatura Peruana, en el cual obtuve el primer lugar con mi microcuento Metamorfosis en la biblioteca. Incluso luego de la premiación participé en un evento en la misma institución en donde expuse brevemente el tema Recursos para escribir un microcuento.

Como se pueden imaginar, ¡es un tema que apasiona! Resulta que escribir microcuentos (de los  buenos) es todo un desafío. De hecho dicen que los novelistas lo son porque no les resulta bien escribir cuentos, ya que este es un relato corto del cual se esperan varias cosas, y no siempre es fácil lograrlo. Ahora imagínense un cuento cortísimo del que se tienen grandes expectativas, ¡es algo muy desafiante!

Luego de haber llevado a cabo el concurso un par de veces, la Casa de la Literatura Peruana editó un libro en formato digital (disponible solo en PDF por el momento) en el cual recopilan los microrretatos seleccionados y ganadores del 2016 y 2017. Hay una versión para leer desde computador y otra para imprimir, encontrarás ambas versiones aquí.

0

Inmigrantes y políticas culturales

Un venezolano en Perú. Foto tomada de telesurtv.net .

Ayer estuve en una reunión organizada por el Ministerio de Cultura del Perú, como parte de las iniciativas de la Dirección del Libro y la Lectura en el proceso consultivo de la Política Nacional de la Lectura, el Libro y las Bibliotecas, la cual está en desarrollo y pronta a ser liberada.

Me parece muy valioso que el gobierno esté tomando en cuenta diversos grupos sociales para construir la política con la cual se regirá el Perú en los próximos años en cuanto al fomento de la lectura. Creo que considerar, incluir y hacer partícipe a la sociedad en la creación de directrices que le van a ser aplicadas de vuelta y van a influir en su desarrollo es inteligente y estratégico. ¿Quién más a saber de mejor forma lo que se necesita que los mismos involucrados?

En una parte de la revisión de la propuesta leí algo que mencionaba díalogo intercultural, y de inmediato se me vino a la mente la necesidad de incluir a la población inmigrante en las políticas culturales. Como es de esperar, a muchos les sonará un poco incómodo el tema, sobre todo con lo que está sucediendo en algunos países de la región, incluyendo a Chile y Perú. En el caso del Perú, es sabido que estamos experimentando una ola de inmigrantes provenientes de Venezuela, debido a la crisis social y humanitaria que está sufriendo ese país. En Chile sucede algo similar tanto con los inmigrantes provenientes de Haití, Venezuela y Colombia. Al respecto, quisiera hacer ver que los inmigrantes se deberían contar dentro de la población vulnerable y en riesgo social, por las siguientes razones:

  1. Llegan al país de destino sin trabajo y generalmente con lo puesto, con pocos ahorros debido a la capacidad limitada que existe en sus países de origen para generar dinero. Basta saber que la inflación en Venezuela superó el 6.000% y que el gobierno venezolano planea quitarle tres ceros al bolívar como medida para contrarrestarla (adivinen si acaso va a funcionar…).
  2. No tienen un plan de salud al llegar.
  3. No tienen colegio para los miembros de la familia en edad escolar. Incluso a veces los menores tienen que pasar un tiempo sin asistir a la escuela debido a que no tienen los papeles al día. Recuerdo el caso de una compañera de trabajo venezolana de una amiga mía, cuyo hijo tuvo que comenzar a tomar clases en la noche debido a la imposibilidad de insertarse en el sistema educativo estatal a raíz de la falta de documentación debida.
  4. Generalmente no tienen una red social ni familiar de apoyo, lo cual hace que su inserción social sea más difícil.

Hace tiempo atrás era necesario presentar el DNI o carnet de extranjería para entrar a la Biblioteca Nacional del Perú de Av. Abancay, en Lima. Gracias a las gestiones del Ministerio de Cultura del Perú, eso ya no es necesario. Sin embargo hay otros servicios que sí lo requieren, como por ejemplo solicitar libros en la sede de la BPN de San Borja. Existen diversos lugares y espacios culturales en los cuales hay que presentar la cédula de identidad para poder hacer uso de los recursos. La Casa de la Literatura Peruana se destaca dentro del ámbito cultural por acoger de una excelente forma a los extranjeros e integrarlos a sus actividades. Sin embargo para hacer uso de la sala de investigadores, recientemente inaugurada, es necesario presentar el DNI o carnet de extranjería, lo que reduce las posibilidades de uso de la población inmigrante durante el período que está obteniendo sus documentos.

En este caso es importante que nos preguntemos lo siguiente: ¿los inmigrantes no documentados (aún) tienen o no derecho a hacer uso de los espacios culturales? Para mí la respuesta es obvia y positiva, sin embargo esto no está claro en la actualidad.

Considero que al igual que se reconocen otros grupos socioculturales que requieren de atenciones diferenciadas, como la población indígena, las personas con habilidades diferentes o capacidades especiales, los inmigrantes también deben ser considerados dentro de la población vulnerable y riesgo social, y asegurar sus derechos dentro de las políticas culturales. De hecho se me viene a la mente la campaña Si no me nombras no existo, la cual promueve el lenguaje inclusivo, algo muy relevante en la igualdad de género. De la misma forma, considero muy relevante el incluir a los inmigrantes en las políticas culturales, porque de otra forma vamos a continuar estando relegados a un segundo o tercer lugar lugar en la sociedad.

 

0

Canciones misóginas para dejar de escuchar y bailar

Loving yourself, ilustración de Daniella Graner

Por Luis Eduardo Vivero.

Desde que Bob Dylan ganó el premio Nobel de Literatura en 2016, y de paso se transformase en el primer cantante de la historia en adjudicárselo, quedó muy claro que la narrativa se encuentra también fuera de los libros, ya sea en diversos objetos tales como jarras de cerámica con dibujos de la vida diaria (que se pueden encontrar en todo el mundo, incluyendo la sierra del Perú), en los retablos de Ayacucho, también en murales, como los del pintor chileno Ramiro de la Peña o el peruano Josué Sánchez, y por supuesto en las canciones que escuchamos en las radios, ya sea convencionales o en medios digitales, incluyendo Youtube y Spotify.

En Latinoamérica sucede que la mayoría de la población está sujeta a escuchar música en múltiples lugares y espacios, ya sea en casa, en el transporte público (es típico en Perú que en las combis, cústers y colectivos se suele escuchar música “chicha”, andina y reguetón), en las salas de espera y en los restoranes, en donde por alguna razón ponen el volumen demasiado alto, tanto que se hace difícil conversar. Lamentablemente no sucede lo mismo con los libros, los cuales son escasos, así como la cultura lectora. En estas circunstancias es evidente que la música que escuchemos va a influenciar de una u otra forma nuestra manera de ver la vida y de relacionarnos. He ahí la importancia de las letras de las canciones para la igualdad de género.

¿Qué es la igualdad de género?

Según la Unesco:

“El género es el significado social que se otorga al hecho de ser mujer u hombre y que define los límites de lo que pueden y deben hacer la una y el otro, así como los roles, expectativas y derechos que deben tener. No es una condición basada en las diferencias biológicas de hombres y mujeres sino una construcción socialmente aceptada que configura normas, costumbres y prácticas de diversa naturaleza.

La igualdad de género significa que las mujeres y los hombres gozan de la misma condición y tienen las mismas oportunidades para hacer efectivos el disfrute pleno de sus derechos humanos y su potencial a fin de contribuir al desarrollo nacional, político, económico, social y cultural y de beneficiarse de sus resultados.

Por lo tanto, la inequidad de género -y más específicamente la discriminación sustentada en el género- es una afrenta a un derecho humano fundamental y un obstáculo para la paz y el desarrollo”.

El escenario desfavorable en Perú

Vivas nos queremos, ilustración de Daniella Graner

Perú es un lugar increíble, con un legado cultural y arqueológico muy rico y diverso. Sin embargo es un país de contrastes, de hecho está dentro de los cinco países más peligrosos para las mujeres. Últimamente el maltrato a la mujer ha estado más expuesto que antes. Solo basta recordar la violación que sufrió una empadronadora en el censo del 2017 en Villa El Salvador, o cuando en el 2015 Adriano Pozo arrastró del pelo a Cindy Arlette, su pareja, con la amenaza de violarla, para luego ser dejado en libertad por falta de méritos. O peor aún, cuando la iglesia católica aprueba la violación de mujeres a través de los mensajes que envían los sacerdotes, como el cardenal Juan Luis Cipriani. No por nada se dice tristemente que Perú es un país de violadores, lo cual más que despertar la conciencia de la responsabilidad de la población masculina, provocó ira en una buena parte de la sociedad. Todo esto ha impulsado el movimiento Ni Una Menos Perú, como también ha ayudado a exponer la cultura de la violación.

Cierta noche estaba escuchando una banda de salsa que se había instalado en una calle del parque de la casa, debido a una celebración religiosa, algo que por cierto nos obligaron a escuchar a la fuerza y a ser partícipes aún sin habernos preguntado. La canción que sonaba contenía mensajes claramente misóginos, lo cual me llamó mucho la atención. Salí y vi como varias personas bailaban al son de la banda y otro número mayor observaba el espectáculo. Había algo siniestro y descarado en la escena: todos hacían caso omiso de lo que estaba sucediendo, tanto hombres y mujeres. Y con esta canción inicio la lista:

1.- Mala mujer – Sonora Matancera

[…]

Mala mujer no tiene corazón (cuatro veces)

Y luego viene el coro:

Mátala, mátala, mátala, mátala

No tiene corazón mala mujer

Mátala, mátala, mátala, mátala

No tiene corazón mala mujer.

Leí una desafortunada entrevista al grupo Zaperoko La Resistencia Salsera del Callao en el medio Exitosa, el cual interpreta la canción, y decían que en realidad no se refiere a matarla en realidad, sino más bien en olvidarla, dejarla, etc. Considero que es una pésima excusa, ya que el lenguaje español es muy rico y para muchas cosas es directo, como en este caso. No hay lenguaje poético de por medio y se entiende claramente que hay un llamado e incitación a la violencia en contra de la mujer. No les costaría nada cantar el coro así:

Déjala, déjala, déjala, déjala

No tiene corazón mala mujer

Déjala, déjala, déjala, déjala

No tiene corazón mala mujer.

Puedes leer la letra completa de Mala mujer aquí.

Tal vez la letra te suena pegajosa y consideras que es parte de la cultura musical en el lugar en donde vives. Ten en cuenta que no todos los elementos culturales de una localidad son positivos y debemos ir adaptándolos a medida en que el tiempo avanza. ¿O por qué crees que ya no hacemos sacrificios humanos? Otros ejemplos de esto son las corridas de toros (tauromaquia) y el matrimonio forzado de niñas en países árabes.

2.- Perjurio – Romeo Santos

Si bien es cierto que en todos los géneros musicales se encuentra violencia contra las mujeres, hay algunos que en los últimos años los han ido concentrando en mayor medida: el reguetón y la bachata. En este caso, Romeo Santos deja a entender que abusó de una menor de edad, o que al menos se aprovechó sexualmente de ella. Para los defensores de Romeo Santos el mensaje más bien va por el lado de haberse aprovechado de la inocencia de una joven. Si fuera así, ¿por qué usa la frase “violé tu piel”?

A quien le miento al pretenderme hacerme el serio

Soy un ladrón sin robarme algún objeto

Violé tu piel y tu nobleza a lo más puro

Por una noche de placer es un perjurio

Según la RAE, una de las acepciones de violar es lo siguiente: Tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad o cuando se halla privado de sentido o discernimiento. El español es un lenguaje muy rico y hay una variedad de términos que podría haber utilizado en vez de “violé”, como besé, probé, acaricié, etc.

Sé me que vas a odiar, juro no fue personal

Deseaba probar de tu cuerpo, caiste en mi trampa, antojo sexual

Dieciocho primaveras, si vas a cumplir, doncella ahora me arrepiento

Perdóname chiquilla soy un perro mentí, no hay excusas te quise sentir.

Básicamente lo que la letra indica es que primaron sus deseos sexuales al bienestar de la chica, y que consiguió lo que deseaba a costa de ella. ¿No te suena a confesión de un ultraje sexual?

Lee la letra completa de Perjurio aquí.

3.- Propiedad privada – Modesto López Otero

Esta canción es parte de la cultura criolla del Perú y ha sido popularizada tanto por Lucha Reyes como Eva Ayllón. La letra de la canción habla de una relación de pertenencia, algo enfermizo que sin duda no es amor, y que me recuerda la conocida frase la maté porque era mía, la cual ha sido usada por diversos asesinos de sus parejas para dar una explicación de las acciones fruto de celos enfermizos.

La letra:

Para que sepan todas, a quien tú perteneces
con sangre de mis venas, te marcaré la frente;
para que te respeten, aún con la mirada
y sepan que tu eres, mi propiedad privada.

Que no se atreva nadie, a mirarte con ansias
y que conserven todas, respetable distancia;
porque mi pobre alma, se retuerce de celos
y no quiero que nadie, respire de tu aliento.

Porque siendo tu dueña, no me importa más nada
que verte solo mío, mi propiedad privada
que verte solo mío, mi propiedad privada.

Como pueden ver, aquí no hay muchas posibilidades para cambiar la letra.

 4.- Cuatro babys – Maluma

Hay varias (¿casi todas?) canciones de Maluma que incitan a la cosificación de la mujer, en donde se les muestra como un objeto sexual que no dice nada, que no opina y que existe para satisfacer los deseos del hombre. Esta es una de las últimas. Algunas partes de la canción son las siguientes:

[…]

Estoy enamorado de cuatro babys
Siempre me dan lo que quiero
Chingan cuando yo les digo
Ninguna me pone pero
Dos son casadas
Hay una soltera
La otra medio psycho
Y si no la llamo se desespera

[…]

Ya estoy metio en un lío
A todas yo quiero darle
Me tienen bien confundio
Ya no se ni con cual quedarme
Y es que todas maman bien
Todas me lo hacen bien
Todas quieren chingarme encima de billetes de cien

El problema en esta canción no es el contenido sexual, sino la valoración de la mujer a través de su capacidad para generarle placer al hombre, sin que exista ni se muestre la opinión de la o las mujeres, como si no importara ni existiesen. En la práctica, según la visión de las canciones de Maluma, daría lo mismo si fuera un robot con todas las características de las mujeres que describe, un ser no pensante que hace todo lo que él quiere. Y ese pensamiento es peligroso y dañino para la igualdad de género.

Fue tal el impacto que generó, que se creó una campaña en change.org para quitar la canción de Maluma. Y como pueden imaginar, el cantante no la quitó. Eso sucede precisamente porque hay mucha gente – hombres y también mujeres – quienes lo escuchan y respaldan. Triste pero cierto.

Puedes leer la letra completa de 4 babys aquí.

5.- La muda – Kevin Roldan

Esta canción es interpretada por Kevin Roldan, Cali y El Dandee. La letra es explícita y dice lo siguiente:

Quiero una mujer bien bonita callada que no me diga naaa
que cuando me vaya a la noche y vuelva en la mañana
no digaa naaa
que aunque no le guste que tome se quede callada y
no diga naa
quiero una mujer que no digaa naa
naaah naaah naah naaaah naaah naaah

[…]

A lo único que ayuda el mensaje es a invisibilizar a la mujer, a que continúe existiendo en segundo o tercer plano, como si no tuviese vida ni voluntad propia, ni una opinión en relación a lo que le sucede, o que si la tiene no importa. ¿Esto es lo que queremos perpetuar en la sociedad? ¿Esto es lo que necesitamos para continuar desarrollándonos?

Puedes leer la letra completa de La muda aquí.

6.- Arroz con leche – canción popular

Esta sí es increíble y la canté muchas veces cuando era un niño, jugando. También jugué a la ronda con mi hija menor, con mi mamá y mi querida tía Gloria. Y desde la ignorancia disfruté de la cultura popular. La letra varía un poco según el país. En Chile se canta(ba) así:

Arroz con leche

me quiero casar

con una señorita de Portugal

Que sepa tejer

que sepa bordar

que sepa abrir la puerta para ir a jugar

Con esta sí, con esta no,

¡con esta señorita me caso yo!

Mucha gente quiere casarse y no hay nada de malo en eso, pero que la persona esté buscando una mujer que sepa tejer y bordar para elegirla es otra cosa. Porque en ese caso no la está eligiendo por sus cualidades, por cómo se complementan ni por la visión que en conjunto podrían tener de la vida, sino porque le servirá para algo, la utilizará para resolver aspectos domésticos. La lista podría engrosarse con “que sepa cocinar, que sepa planchar”, etc., porque caben en la misma categoría.

Cuando me di cuenta de eso me sentí sorprendido, molesto y decepcionado, porque es difícil aceptar que desde hace mucho tiempo se hayan ido introduciendo mensajes machistas subliminales incluso en los juegos infantiles, como si fuera un virus encriptado dentro de lo más profundo y sagrado de la sociedad, la infancia.

Agradecimientos

  • A Zurecia – ilustradora, crafter, feminista y amiga de alma – por las sugerencias realizadas.
  • A Daniella Graner, por la buena onda para poder usar sus ilustraciones en este artículo.

Notas finales

Esta lista está en progreso; si tienes alguna canción para reportar, por favor hazlo en los comentarios, o a través de mi página en Facebook. Y recuerda que la música que escuchas y bailas tiene un efecto directo en la generación de la infraestructura social para la igualdad de género. Tú elijes.

 

 

 

 

0

Cuentos: Señorita, su novio es un cochino

Portrait of young couple walking down the mall

Por Luis Eduardo Vivero.

Cierta tarde iba cruzando por el centro comercial Plaza San Miguel; mi intención solo era atravesar el lugar para tomar un bus, de hecho me sentía un poco mareado con el ruido y con tanta gente yendo para un lado y otro. Si no te gustan las masas de gente comprenderás de lo que hablo. Y si te encantan los centros comerciales, entonces tal vez hoy tendrás otra perspectiva.

Iba mirando todo tal como si fuera un niño que visita un lugar nuevo; los colores, las heladerías, a las personas, la ropa genérica en los escaparates, nada de especial pero que costaba como si lo fuera. Cuando de pronto vi a una pareja de chicos tomados de la mano; ella era bellísima y tenía una vestimenta entre jovial y elegante. El afortunado era también alto, bien arreglado y se notaba que pasaba un buen tiempo en el gimnasio. Entonces me desvié hacia el baño para hacer una parada obligatoria antes de continuar mi camino. Curiosamente el chico también se dirigió al baño y su enamorada lo esperó en el pasillo.

El joven se “estacionó” cerca mío y cada uno resolvió su propio negocio, naturalmente. Una vez que estuve listo, el chico también lo estuvo y ambos caminamos en sentido a los lavamanos, con la salvedad de que solo yo me lavé, mientras que él siguió de largo como si nada hubiera pasado por sus manos, o por una al menos.

En ese instante me causó terror lo que se me vino a la mente y salí raudo del baño, para comprobar con un asco mortal que el joven le había tomado la mano a su enamorada, y que juntos iban disfrutando de la vida como si nada. Entonces se me vino una idea perturbadora: detenerlos, decirle a la chica que su enamorado era un cochino y que luego de haber hecho pis no se había lavado las manos, para luego encararlo a él y esperar a que confesara. Luego lo pensé un poco más e intenté discernir si en realidad eso me estaba pasando más bien porque moría de la envidia, porque yo no era tan alto, ni guapo, ni tan bien vestido ni tan musculoso como el chico, y porque no tenía una novia tan bella (ninguna en realidad).

Después de unos momentos de introspección me di cuenta que no era por eso, sino más bien porque consideraba que lo sucedido era inconcebible y totalmente reprochable. Caminé unos pasos hacia ellos, me detuve y vi como se alejaban de la mano, conversando felices, con todo el mundo a sus pies.

0

Cuentos: Un enfrentamiento colosal

Por Luis Eduardo Vivero.

Apenas Godzilla apareció en las costas de Japón, comenzó a destruir todo a su paso. Luego siguió por China, la India y algunos países árabes, pero estos últimos no le gustaron. El resto de países no hizo nada hasta que la bestia se dirigió hacia Europa. Entonces una coalición mundial le lanzó proyectiles, bombas de agua, miguelitos e incluso torpedos de algodón de dulce, sin embargo nada dio resultado.

En ese momento decidieron utilizar el último recurso: soltar al Chupacabras. Antes de liberarlo, le dieron una dieta hipercalórica para que estuviera fuertecito: pastel de choclos, lomo saltado, arepas, gallo pinto y comida tailandesa (esto último no fue tan buena idea porque terminó lleno de gases). Una vez que terminó, se mandó una siesta increíble, con ronquidos espeluznantes. Al despertar lanzó unos gruñidos temibles y salió en búsqueda de su gran rival.

Encontró a Godzilla justo cuando estaba llegando a las costas de Italia. Ambos colosos avanzaron hacia el otro haciendo sonidos increíbles, demostrando sus habilidades e intentando aterrorizar al otro.

Una vez que estuvieron a pocos metros de distancia, cuando estaban a punto de trenzarse en una batalla sin precedentes, se detuvieron. Se miraron a los ojos por unos segundos que parecieron eternos. El Chupacabras acarició el pelo de Godzilla y este último tomó en sus brazos al primero. Y ante un planeta atónito por lo que estaba sucediendo, se besaron.

Los medios se alocaron y registraron a los monstruos paseando en góndola y cenando a la luz de las velas. Cuando por fin accedieron a una entrevista, dijeron a una voz: ‘fue amor a primera vista’.

0

Se escuchan historias de niñas y niños inmigrantes

Relatos de niñas y niños inmigrantes

Desde hace años me apasiona el tema de la inmigración, sobre todo vista desde el punto de vista de la infancia. Las actividades que he estado desarrollando en los últimos años, tanto de fomento de la lectura y de escritura de literatura infantil, van en pro del desarrollo de este segmento de la sociedad, la cual considero como nuestro gran tesoro, en donde decidí aportar y concentrarme.

Como inmigrante que he sido y que soy hasta la fecha, incluso ahora que me encuentro de vuelta en Chile por vacaciones, me genera mucho interés el conocer las historias que tienen muchas niñas y niños inmigrantes, razón por la cual decidí comenzar a recopilar historias de este tipo, para en otra etapa del proyecto seleccionarlas y escribir un libro informativo al respecto.

La primera actividad la realizaré el sábado 30 de enero del 2017, de 5 p.m. a 6:30 p.m., en la Plaza de Armas de Santiago.

Los invito a seguir el evento aquí y a compartir la información:
https://www.facebook.com/events/208716546366945/

Las mamás y papás que deseen llevar a sus hijas o hijos se pueden inscribir directamente aquí:



0

Cuento infantil: La niña andina

¡Albricias! Hace pocos días saqué mi primer libro sensorial para bebés, se llama “La niña andina”. Está basado en una niña que vive en Los Andes y va a través del día, ya sea interactuando con una llama, oliendo flores, jugando a alcanzar una mariposa, y saltando para llegar hasta la luna, e incluso tocar las estrellas.

La idea de poner una muñequita tiene como objetivo ayudarle al adulto a contar una historia que tenga sentido. Los materiales que se usaron en la construcción del libro son los siguientes: paño lenci, botones de madera y de plástico, cinta borlón, pintura para tela, greca, esponja rugosa y una muñequita con tela.

Los invito a ver el video en donde narro la historia de La niña andina, con el fin de que vean el potencial para interactuar con los bebés. Está oriendado a público prelector, de entre uno a tres años aproximadamente.

El libro está disponible en Lima-Perú.

0

Recursos para escribir un microcuento

II Concurso de Microrrelatos Bibliotecuento

Estoy invitado a la presentación del II Concurso de Microrrelatos “Bibliotecuento”, organizado por la Casa de la Literatura Peruana. Me pidieron que participe del evento en mi calidad de ganador del primer puesto del Primer Concurso de Microrrelatos “Bibliotecuento” del 2016, que cuente cómo fue mi experiencia y sobre todo que hable acerca del proceso creativo.

Comentar acerca del proceso creativo me dejó pensando por horas, ya que esta es la parte compleja y que uno como escritor muchas veces hace de forma intuitiva, sin tener una serie de pasos por escrito. También pensé que significa una buena oportunidad para colaborar en este ámbito, para las personas que se están animando a participar de este segundo concurso, y que tal vez necesitan una mano para sentirse más seguros a la hora de soltar la mano.

Así es que en este artículo hablaré brevemente de algunos recursos que he identificado que pueden ser de mucha ayuda a la hora de escribir un buen microcuento. Aquí voy:

1.- Sacar un elemento de contexto, invertir los papeles o el punto de vista.

Microcuento “Una historia al revés”

2.- utilizar la repetición o una secuencia de eventos que te lleve a alguna parte, o que te lleve al punto de partida.

Microcuento circular

3.- Dejar espacios o vacíos en el relato, de tal forma que se estimule la imaginación y la creatividad.

Cuando despertó, el dinosaurio todavía estaba allí.

– Augusto Monterroso.

4.- Sugerir finales abiertos, para generar expectativa en el lector, como para estimular su mente.

5.- Modificar la escala de tiempo, ya sea acelerándolo o haciéndolo más lento. También funciona con las dimensiones físicas.

Microcuento El bebé gigante

6.- Describir con detalle un objeto, persona o situación, con el fin de darle textura y cuerpo al texto. Por ejemplo:

Roja, fresca, aromática, curvilínea, dulce y crocante era su boca, al igual que la última manzana que la princesa habría de comer.

– Luis Eduardo Vivero.

7.- Utilización de personajes conocidos o situaciones de la vida que sean de conocimiento público. Si me menciona una capa roja, un hombre fuerte y verde, o una mujer que puede estirar sus brazos más allá de lo normal, se estará haciendo alusión no solo al personaje en cuestión, sino que se traerá a la mente el ambiente y otros elementos relacionados, los cuales se pueden explotar de diversas formas.

Metamorfosis en la biblioteca

El niño leyó los libros que tenía en su casa, luego los de los primos, amigos, tíos, abuelos y de todo el barrio. Entonces comenzó a ir a la biblioteca, en la cual devoraba colecciones completas.

Gradualmente le fueron creciendo los bigotes, saliendo una cola, e incluso llegó el día en que tuvo que usar anteojos, los cuales sujetaba sobre sus grandes orejas redondeadas. Sentía que se iba achicando conforme avanzaba el tiempo. De todas formas eso era ideal, ya que entre más pequeño se hacía, se le facilitaba subir por los estantes para alcanzar los libros que estaban más arriba. Además se hizo un adicto al queso.

Luego de haber trabajado un montón de años como bibliotecario, el señor Pérez se jubiló y se dedicó a realizar un registro dental de la población infantil, pero eso es harina de otro costal.

– Mi microcuento ganador.

8.- Utilizar finales totalmente inesperados, con el fin de sorprender al lector.

Cubo y pala

Con los soles de finales de marzo mamá se animó a bajar de los altillos las maletas con ropa de verano. Sacó camisetas, gorras, shorts, sandalias…, y aferrado a su cubo y su pala, también sacó a mi hermano pequeño, Jaime, que se nos había olvidado.

Llovió todo abril y todo mayo.

– Carmela Greciet.

0

Poesía: Versos para la paz

Hace poco participé en el VIII Concurso Poético-Musical Natalicio de Ermelinda Díaz con dos poemas, y me dieron un diploma 😀

A continuación está uno de los poemas que envié:

Versos para la paz

Para alcanzar la paz

de una vez por todas

primero hay que limpiar el corazón.

Rociarlo

con perfume de eucalipto

barrerlo

con una escoba nueva

y asolearlo

en el jardín

para que en medio de la primavera

florezca

como las margaritas

lleno de vida y de esperanza

para que sus esporas

viajen a territorios lejanos

llevando las semillas del amor

para que crezcan con las gotas de agua

de las lágrimas de los desplazados

del sudor de los explotados

de la angustia de los expectantes

al otro lado del charco.

 

Y que de una vez por todas

aprendamos a vivir todos juntos

en una paz sobrecogedora

propia de la mariposa

fuerte

como el arañazo de un puma

en peligro de extinción

suave

al igual que los piecitos de un bebé

tierno

como el abuelo que cuenta historias

de un mundo que cada vez recuerda menos

implacable

como la visa que hay que renovar cada año

imparable

como la fuerza del amor de una madre.

0

Cuentos cortos: Misterio en la clínica

Meditando en la oscuridad

Era de noche y lo único que se escuchaba en el pasillo de la clínica eran las ruedas del carrito que Ingrid empujaba de una habitación a otra. Todo estaba normalmente tranquilo y tétrico, hasta que entró a la habitación 904. Después de esa noche Ingrid nunca olvidaría ese número.

Ingrid era una enfermera proveniente de una familia alemana; era alta y fornida, con una imagen imponente, al menos en cuanto se refería a los vivos…

“La 904 y termino esta ronda”, fue lo que pensó Ingrid al estar frente a la puerta. La abrió suavemente, para no despertar a algún paciente, en caso de haberlo. A tientas entró al baño y prendió la luz para recoger la basura. Fue un segundo en el cual vio que algo estaba mal, que algo no correspondía. Siempre quedó con la sensación de que hubiera querido no ver lo que estaba ahí, algo que parecía un puente entre este y el otro mundo. Pero no fue así y tuvo que lidiar con ello.

Justo al estar entrando al baño alcanzó a ver a una figura humana que estaba sentada con las piernas cruzadas, cerca del suelo. La vista del ser estaba perdida en el infinito hacia arriba. Ingrid abrió los ojos y la boca, estando a punto de exclamar cualquier improperio o algún “Dios mío” o “ave María santísima”. Pero se quedó sin voz y terminó su tarea rápidamente.

Lo que fuera que estaba ahí usaba una capucha, por lo cual no se le veía el rostro, ni los ojos, y estaba completamente inmóvil, casi como flotando en la oscuridad. Ingrid no atinó a hacer nada a la salida, más que abrir los ojos y la boca nuevamente, casi como gritando hacia adentro…

Entonces el encapuchado esbozó una sonrisa, saliendo momentáneamente del trance en el que se encontraba. No fue una sonrisa malévola, sino más bien de diversión por lo ocurrido.

Ese extraño ser era yo, y estaba meditando en la oscuridad antes de dormir. ¡Fue muy divertido desde mi punto de vista!