0

Cuentos infantiles: Empapados

Cuento para el Día del Padre

Por Luis Eduardo Vivero, inspirado en una historia real.

Esta es la historia de Miguel Ángel, un hombre sin igual, alto como un árbol, con un bigote pequeño como de gato chico, y con el pelo como los picos más altos de Los Andes. Se caracterizaba por ser una persona muy alegre, que le daba el rostro a las dificultades y que cantando se zafaba de la tristeza.

Miguel Ángel tenía un excelente trabajo en una fábrica, con una gran oficina, un gran escritorio, una calculadora grande en la cual calculaba las grandes ganancias que generaba a través del gran número de personas que estaban a su cargo.

El trabajo le quedaba a unas pocas cuadras de su casa, por lo cual en las mañanas se despedía de Denisse y Eric, sus hijos, como también de Luisa, su esposa. Entonces se iba cantando bajo la sombra de los árboles, alegre, iluminando las calles: «caminando por el bosque un gatito me encontré, como no tenía nombre Micifuz yo le llamé. Ohh, Micifuz, qué peludo eres amigo, con tu cola de ratón y con pelo en el ombligo».

En la tarde cuando iba de vuelta a casa, lo hacía de la misma forma, tranquilo y cantando. Al llegar, saludaba a los chicos, a Luisa y también a Micifuz, un gato de peluche que Miguel Ángel dejaba mirando hacia la ventana, con el fin de que a su regreso le contara todo lo sucedido durante el día. «¿Qué el vecino se peleó con la vecina porque regó sus plantas con agua del baño? ¿Pero cómo el gato del frente se iba a comer al ratón de doña Juanita?», le respondía Miguel Ángel, mientras Denisse y Eric se destornillaban de la risa.

Todo iba genial en la vida de Miguel Ángel y su familia, hasta que cierta mañana se escucharon explosiones y silbidos de balas que iban y venían. En el país en que vivían había comenzado una guerra, y las guerras siempre son malas y traen muchas consecuencias. La primera cosa que le sucedió a Miguel Ángel fue que se quedó sin trabajo, por lo cual esa misma tarde tuvo que irse a casa con lo puesto. Al llegar les leyó un par de cuentos a los chicos, le preguntó a Micifuz qué había sucedido durante el día, y una vez que se fueron a dormir le contó todo a Luisa. Ella se preocupó un montón: «¿pero cómo lo vamos a hacer con la comida? ¡Hay que pagar la escuela de los chicos, también el agua, la luz, el gas y otras cosas!», exclamó ella, muy preocupada. A todo eso Miguel Ángel le dijo: «de alguna forma lo vamos a resolver, no te preocupes».

A la mañana siguiente, luego de despedirse de todos, Miguel Ángel salió de la casa con una maleta de herramientas en una mano, y en la otra una radio. Cualquier persona hubiera estado desanimada y triste, sin embargo él se fue contento. Preguntó en varios lugares si le podían dar trabajo, pero en todas partes le decían que estaban cerrando o que no habían vacantes. Esa mañana anduvo muchas cuadras, cantando alegremente bajo la lluvia: «caminando por el bosque un gatito me encontré, como no tenía nombre Micifuz yo le llamé. Ohh, Micifuz, qué peludo eres amigo, con tu cola de ratón y con pelo en el ombligo».

Divisó una fábrica a lo lejos, lo intentó nuevamente y esta vez lo hicieron pasar. Una persona revisó sus antecedentes y le dijo lo siguiente: «señor, usted tiene estudios, es una persona muy capacitada y elegante. Lo único que le puedo ofrecer es un puesto de barrendero y operario. ¿Está seguro que no le importará que sus vecinos sepan que está trabajando de eso? ¿No le dará vergüenza?». Miguel Ángel lo miró con ternura y le respondió: «tengo dos hijos en casa que me esperan; mientras sea un trabajo honrado estaré encantado de hacerlo». Dicho y hecho, a partir de ese mismo día se puso a barrer largos pasillos, a limpiar pisos y muchas otras cosas.

Pese a la guerra, en casa todo iba muy bien y a los chicos nunca les faltó nada; tuvieron comida de buena calidad, útiles para la escuela, ¡incluso juguetes! Y sobre todo mucho amor.

Cierta mañana a Miguel Ángel lo mandaron a construir un horno para hacer pan; cuidadosamente puso ladrillo sobre ladrillo, hasta que terminó el trabajo, el cual hizo con mucha dedicación y de la mejor forma que podría haberlo hecho. Esa vez terminó con las manos con callos y heridas, debido a que no estaba acostumbrado a hacer ese tipo de trabajo. Sin embargo en vez de deprimirse, volvió cantando a casa muy animado. Esa vez les hizo una televisión a los chicos, pero no cualquiera, sino una increíble que armó con una caja de madera, para luego contar cuentos con títeres dentro de ella. ¡Eric y Denisse lo pasaron genial!

Afortunadamente con el tiempo la guerra terminó y todo fue mejorando. Incluso Miguel Ángel consiguió un trabajo mejor y las cosas fueron volviendo gradualmente a la normalidad.

Con los años, cuando Denisse y Eric ya eran adultos, se enteraron de que durante el período que duró la guerra tanto su mamá como su papá comieron solamente papas: papas cocidas al desayuno, papas fritas al almuerzo y puré de papas en la noche. Todos los otros alimentos se los dieron a los niños para que se alimentaran bien, estuvieran saludables y se desarrollaran. Aún ahora, luego de muchos años, Denisse y Eric recuerdan a su papá caminando y cantando bajo la lluvia, alegre y de buen ánimo: «caminando por el bosque un gatito me encontré, como no tenía nombre Micifuz yo le llamé. Ohh, Micifuz, qué peludo eres amigo, con tu cola de ratón y con pelo en el ombligo».

 

0

Microcuentos: Metamorfosis en la biblioteca

Niños en la biblioteca

Nota: con este microcuento gané el primer puesto del Primer Concurso de Microrrelatos Bibliotecuento, organizado por la Casa de la Literatura Peruana, a fines del 2016.


El niño leyó los libros que tenía en su casa, luego los de los primos, amigos, tíos, abuelos y de todo el barrio. Entonces comenzó a ir a la biblioteca, en la cual devoraba colecciones completas.

Gradualmente le fueron creciendo los bigotes, saliendo una cola, e incluso llegó el día en que tuvo que usar anteojos, los cuales sujetaba sobre sus grandes orejas redondeadas. Sentía que se iba achicando conforme avanzaba el tiempo. De todas formas eso era ideal, ya que entre más pequeño se hacía, se le facilitaba subir por los estantes para alcanzar los libros que estaban más arriba. Además se hizo un adicto al queso.

Luego de haber trabajado un montón de años como bibliotecario, el señor Pérez se jubiló y se dedicó a realizar un registro dental de la población infantil, pero eso es harina de otro costal.

0

Poemas para la paz – iteración #1

Queremos paz

Por Luis Eduardo Vivero.

Escribo poesía porque tengo fe
en que el eco de un lector
se encuentre con mis palabras
y cuando las lea
se transforme en un colibrí
o tal vez en una mariposa azul
o tal vez en un ballena voladora
y que con sus movimientos de alas
, de aletas y de cola
nos traiga la paz que necesitamos
en todas las franjas de tierra
en todas las selvas
en todas las montañas
y en todos los desiertos.

Porque este mundo es maravilloso
y todos los seres merecen saberlo
no por un rumor, pero de primera mano.
Porque cuando experimentas un amor
grande
– como los ojos de un elefante
profundo
– como una poza en la cual nada un renacuajo
infinito
– aunque sea a ratos
te das cuenta que todo lo demás es fútil
que el desamor se generó
cuando alguien se distrajo y se perdió
y que lo único que se necesita para volver
es que se enfoque
y se encuentre con su propio corazón
que es el corazón de todos
de una libélula
de un rinoceronte que no se quiere extinguir
de una mujer que quiere ser hermosa como un orquídea
de un hombre que quiere ser bueno como el pecho de una madre
de un niño que quiere correr libremente
y de una niña que quiere cantarle a las flores
cuando la abuela las riega.

0

Poema infantil: A mi súperheroína

Por Luis Eduardo Vivero.

Feliz día, mamita de mi amor
agradezco tus enseñanzas
desde el corazón.

Qué mejor que tener una mamá
– que de su labor salió invicta
que con su ejemplo te enseñe a amar
– aunque sea estricta
y también a toda costa a perdonar
– porque nada es a media tinta.

Eres un verdadero tesoro en mi vida
como la tetita para el recién nacido
como el chupete para un bebé
como el helado para un niño en un día caluroso
como la ilusión de la primera fiesta para un adolescente
como la fe que produce el primer amor.

Es por eso que tus abrazos sanan el alma
porque en tu pecho encuentro la calma
después de haber navegado por mares
en tus brazos ya no hay pesares.

Feliz día, mamita de mi amor
agradezco tus cuidados
son el brillo de un sol.

0

Poema infantil: Preguntas complejas de niños simples

Queremos la paz en el mundo – dibujo de Ana Sofía, Venezuela

Por Luis Eduardo Vivero.

Mamá, ¿por qué papá no ha vuelto?

¿Y qué son esas explosiones?

Dijeron que del trabajo lo habían devuelto.

Hay gente con municiones,

¿cuáles serán sus intenciones?

Preguntaba Bahira en oriente

luego de días,

de noches,

de semanas,

de meses

desde que se escuchó la primera explosión

durante la llegada de los aviones

cuando se agravó la situación

entonces Bahira se preguntó:

¿será que los adultos no cantan canciones?

Papá, ¿por qué mamá está perdida?

¿Y qué son esos silbidos?

Dijeron que de la escuela la habían devuelto.

En la noche escucho chillidos,

lamentos, que para alguien son un tormento.

Preguntaba José en occidente

luego de días,

de noches,

de semanas,

de meses

desde que se tuvo que esconder en la selva

en donde el peligro menor era una serpiente.

Ya vuelvo, hijo, mantente bajo la hierba

mientras consigo comida de forma urgente.

¿Bahira es de José acaso muy diferente?

porque sin paz nadie puede ser indiferente.

Sin importar el color,

ni lo que tengas

ni lo que debas

todos necesitamos amor.

A veces lo sucedido causa dolor

¿cómo podremos recuperar el corazón?

¿Será que los adultos perdieron la razón?

Yo soy solo un niño

que quiere jugar

que mi mamá me haga cariño

y con mi papá bailar.

0

Poema infantil: Espérame que ya voy

Poema dedicado a los bebés que vienen en camino y a sus mamás

Por Luis Eduardo Vivero.

— dedicado a mi mamá.

Ya voy, mami, espérame otro poco.
Aquí está tibiecito, como el agua de coco.
Aguanta las patadas que doy en tu panza,
¡quiero salir, la paciencia no me alcanza!

Seré muy feliz porque que me vas a amar
como nunca lo has hecho,
también a abrazar y a cuidar,
y a tu lado tendré un techo.

Jugaremos toda la mañana y entonces verás
que no hay locura más grande que ser mamá.
Porque es un amor sin límites,
sin horario,
sin contrato,
sin vacaciones,
y con muchas satisfacciones.

(La mayor parte de las veces y al largo plazo,
pero eso no lo sabrás sino años después
de haberme tenido en tu regazo)

Entonces yo sabré
cómo es que alguien te cuide,
te proteja y te abrigue,
sin importad la edad,
ni el clima,
ni el sexo,
ni el dinero,
ni la educación.
Porque en esta ecuación
lo más importante es el amor.

0

Mi nuevo proyecto literario: Reconstruye tu corazón

¿Estás dispuesto/a?

Estoy trabajando en un nuevo proyecto literario, esta vez orientado a público juvenil y adulto. Se llama Reconstruye tu corazón y está orientado a personas que por diversos motivos terminaron con el corazón roto, algo que por cierto nos ha pasado a todos en al menos una oportunidad en la vida.

El objetivo que me puse en este proyecto es proveer de mensajes positivos para que quienes los lean puedan sentirse motivados a ver su situación desde otro punto de vista, uno más luminoso, y ojalá encontrar un respiro, esperanza y fuerzas para poder salir adelante.

0

I Festival del Libro Infantil y Juvenil de la BNP

Programa del I Festival del Libro Infantil y Juvenil de la BNP

¡Buenas noticias! La Biblioteca Nacional del Perú organizó el I Festival del Libro Infantil y Juvenil, el cual comienza hoy con un par de presentaciones de libros infantiles, un concierto interactivo y una exposición de álbumes ilustrados.

Algo muy bueno es que estaré el miércoles 5 de abril en el festival contando mis propios cuentos, incluyendo La jirafa Margarita cumple su sueño, La elefanta Fantabulástica, Condorcín aprende a volar y El mono Pochito y el desafío de la liana, entre otros. Contaré con el apoyo de la talentosa Mariana Gonzales Carrión, quien me acompañará con su ukelele mágico, sonidos y técnicas clown, y con quien realizaremos una actividad de narración oral con títeres y escénica similar a lo que hacemos en el Club de Lectura Infantil Preguntines.

La presentación se llama Cuentos a la carta y estaremos compartiendo escenario con el talentoso y genial Ricardo Pflucker. Es una actividad gratuita de la BNP, ¡aprovecha!