0

Los siete códigos del clown

Payaseando en la playa

Payaseando en la playa Los Yuyos, en Lima

Escrito por Luis Eduardo Vivero. Foto de Neves Photography.

En el afán de continuar desarrollando habilidades para la realización de actividades de lectura entretenida para niños, quise experimentar con técnicas de clown (payasos). Afortunadamente fue relativamente fácil encontrar un taller del tema, el cual me acomodaba tanto en el horario como en el lugar. Así es que no lo pensé mucho y me decidí a estudiar en Payasos de Emergencia, quienes se especializan en algo que llaman ‘clown humanitario’, que consiste básicamente en trabajo con niños que son pacientes hospitalarios.

Parecía constituir un desafío común y corriente, después de todo solo había que jugar. Por supuesto estaba obviando algunas cosas importantes, y que si bien es cierto fue una gran experiencia, no fue tan simple como pensaba.

Las cosas suelen ser más o menos fáciles en función de cómo fluimos con los cambios. También con cuánta facilidad abandonamos nuestra zona de confort, porque al igual que en otras circunstancias de la vida, la resistencia genera dolor emocional, desgaste energético y mal humor.

Entonces la pregunta en realidad no es tanto ‘¿seré capaz de lograrlo?’, sino más bien ‘¿voy a disfrutar de este proceso de aprendizaje?’

Los siete códigos del clown

El arte del clown toma elementos de las artes escénicas, pero sin duda posee una riqueza propia y única, diferenciándose del teatro, el ‘stand comedy’ y de la narración oral escénica.

A continuación enumeraré los siete códigos del clown que he advertido hasta el momento;

1.- Inocencia. Al más puro estilo de un niño pequeño, el clown sostiene una actitud totalmente inocente ante el mundo. Puede gastarle bromas a alguien, pero serán de este tipo, sin intención de causar un daño real, ya sea físico o emocional a otra persona.

2.- Su objetivo es divertirse y explorar. A diferencia de una obra con un libreto predefinido, la actividad del clown consiste en jugar, divertirse y explorar el mundo y su relación con todo lo viviente. De tanto que disfruta el aquí y el ahora, quienes están cerca de él lo hacen también, como una consecuencia de su bienestar y algarabía, debido a su situación emocional que deja ver de forma transparente al público.

3.- Se deja para sí todo lo bueno y el resto le resbala. Se alegra y conmueve con las flores que le avientan, sin embargo – al igual que un niño pequeño – no comprende el significado de una cara larga o de un sentimiento bajo hacia él.

4.- El clown es capaz de experimentar el tiempo a una velocidad reducida o acelerada. Puede maravillarse con el aroma y aspecto de una flor y compartir su existencia con ella, de tal forma que unos minutos en el mundo real pueden ser solo unos segundos para él.

5.- El mundo interior del clown es muy rico, aunque a la vez sencillo. Puede pasar de la tristeza a la felicidad en un abrir y cerrar de ojos. Si bien es cierto que le sucede un mar de cosas por dentro, siempre deja un ventanal abierto a través del cual es posible conocer lo que hay en su corazón.

6.- El payaso expresa en tiempo real lo que le sucede. Sin embargo, cuando está en grupo no duda ni por un momento y se integra a la tribu. Por lo anterior, tiene momentos para mostrar su luz propia, y otros para desarrollar y ser parte de la conciencia colectiva.

7.- De forma inevitable llegará el momento en el cual te darás cuenta que hacer reír y sentir es un acto de amor hacia los demás. Y que para llegar a un punto en el cual puedas hacerlo, es necesario abandonar tu punto de confort, prejuicios y miedos; básicamente dejar que todo fluya en ti mientras estás jugando. Y lo anterior es un acto de amor de parte del universo hacia a ti.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Diez cosas imperdibles que un papá puede enseñarle a su hija

Papá e hija

Por Luis Eduardo Vivero.

Ser papá de una hija es algo realmente genial y maravilloso. Seguramente has escuchado que una niña suele desarrollar una relación especialmente estrecha con el papá. No solo es real, sino que es una vivencia que escapa a toda expectativa, que llenará cualquier espacio vacío que alguna vez hayas sentido en tu alma.

Ciertamente cada papá le enseña lo que cree conveniente a sus hijas, pero debido a la experiencia de vida que estoy teniendo con mi hija Amira – actualmente de siete años – me animé a proponer esta lista de diez cosas imperdibles que le puedes enseñar a tu(s) pequeñita(s).

Aquí vamos:

1.- Por milenios se supuso que las niñas son frágiles y delicadas. Y a veces lo van a seguir siendo, sin haber nada de malo en eso. Pero no cuando se trata de luchar por sus sueños ni cuando exista la necesidad de defenderse. Un papá puede estar al lado para consolar a su hija cuando lo necesite, pero si está en el suelo, otra posibilidad es ser su entrenador por un momento y ayudarla a sacar fortaleza desde el fondo de su corazón, sin haber espacio para rendirse, sino más bien para fortalecerse.

Y no te preocupes mucho por el futuro, porque si lo haces bien durante su niñez, no necesitarás hacer nada cuando ella crezca, ya que va a ser una mujer luchadora y valiente, tanto así que podría llegar a ser una fuente de inspiración para ti como también para otras personas.

2.- A todos nos gusta ser soñadores y es genial, no por nada se dice que sonar es gratis (en realidad no creo que sea así). Sin embargo hay veces en las cuales es necesario ser prácticos y enfocarnos en un tema en particular. Por naturaleza, las mujeres suelen ser más multitarea que los hombres (aunque también podemos desarrollar esa habilidad) y los hombres solemos tener una capacidad mayor para concentrarnos en una tarea específica (aunque también hay mujeres que son matemáticas o físicas y que resuelven problemas altamente especializados y técnicos).

Pues bien, enseñarle a tu hija a meterse de cabeza en la resolución de un problema específico es algo que con el tiempo le podrá brindar habilidades diferentes a la programación que trae por defecto. Esto sin duda le ayudará a tener un punto de vista adicional al diseccionar un problema.

3.- Las chicas suelen estar más a merced de las hormonas, por un asunto de diseño que tiene implicancias en el temperamento y que es cíclico. Justamente por esto es importante enseñarles a estar en control de sus emociones. No se trata de anular los sentimientos ni las emociones, sino que a usarlas de forma inteligente. A esto se le llama inteligencia emocional y es muy importante desarrollarla. Tanto es así, que las personas que la desarrollan y aplican en su vida diaria tienen mejores posibilidades de ser felices.

Obviamente que para enseñarlo primero hay que tenerlo, de otra forma sería un discurso en vano, y ya sabemos que la mejor enseñanza es la que se da a través del ejemplo.

4.- Sé feliz. Creo que las mujeres tienen una visión general de las cosas un poco más amplia que los hombres; tal vez eso se origina en el desarrollo de habilidades múltiples que experimentan al convertirse en madres, o quizás sea algo heredado socioculturalmente. Pero como sea, al parecer tienen el potencial para estresarse un poco más que los hombres, lo cual sin duda es un riesgo potencial para la felicidad. Eso, a menos que aprenda a ser feliz, a manejar la presión y a que todo fluya en su vida. Y para que eso suceda qué mejor que tener un ejemplo a su lado, ¡tú!

 5.- Enséñale a respetar a su mamá (si es que está con ustedes), ya que hacerlo significa respetarse a sí misma. Ten en cuenta que las niñas no siempre se llevan muy bien con las mamás, por lo cual esto es relevante.

6.- Asegúrate de que comprenda que las responsabilidades del hogar son por igual para hombres y mujeres. Una vez más el ejemplo hablará por sí solo y de mejor forma que las palabras. Cada vez que te vea lavar platos, cocinar, servir la comida y limpiar el baño irá acumulando recuerdos de un papá libre de los estereotipos convencionales. Con el tiempo utilizará y aplicará ese conocimiento en su vida y en sus relaciones de todo tipo.

7.- Dale la oportunidad de conocer a mujeres independientes, emprendedoras, empresarias, sean o no profesionales y de diversas áreas del conocimiento y las artes. Que aprenda que una mujer puede valérselas por sí misma, sin vivir en función de un chico o chica y menos a depender económicamente de una pareja.

8.- Que aprenda a trabajar en equipo. Si bien es cierto que es importante ser independiente, también lo es el poder integrarse y desarrollarse en equipo. Quienes no lo logran suelen ser más aislados y solitarios. A veces no hay problema con vivir de esa forma, siempre y cuando la persona sea feliz, pero no se da así en la mayoría de los casos. Además es importante saber que llegará el momento en que necesitemos a otras personas. También es algo que ayuda a confiar en otros, a evitar ser orgullosos y por lo tanto a desarrollar la humildad.

9.- Si eres bueno para los trabajos manuales, usando el taladro, haciendo muebles, construyendo paredes o lo que sea, ¡enséñale! De hecho será útil invertir tiempo en enseñarle cualquier tarea manual para que en una emergencia del baño, la cocina o en un temporal pueda salir del paso, sin tener que depender de un plomero que no puede encontrar de noche o durante el fin de semana.

10.- Y como guinda de la torta… tara-tara-tara-tatán… ¡Enséñale a escupir! Sí, tal cual, a escupir. La realidad es que la mayoría de las mujeres no saben hacerlo y se tragan la flema cuando están enfermas de la garganta. Algunos papás que tienen hijos suelen enseñarles a escribir su nombre mientras orinan, pues en nuestro caso les podemos enseñar a escupir, algo mucho más útil.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Carta de año nuevo a mi mamá

Mamá y Papá

Mi mamá y papá despidiendo el 2015 de forma entretenida

Hace poco escribí el artículo Las diez razones por las cuales mi mamá es la mejor del mundo. Ahora quiero sorprenderla con una carta de año nuevo, sobre todo considerando que ella está en Santiago de Chile y yo en Lima-Perú.

Querida mamita:

Hay algunas pocas cosas que quisiera agradecerte en relación a todo lo que has hecho por mí este año que se va (y que no extrañaré). Comprenderás que con la independencia y autonomía de una persona de mi edad, la presencia de una madre es algo más simbólico que práctico (afortunadamente aprecias la ironía). De todas formas quiero darte gracias por lo siguiente:

1.- Por aceptar que quise hacer algo diferente a lo que me mandaste a estudiar a la universidad; total tenías ese dinero en el banco sin generar más que unos pocos intereses (mentira, tuviste que trabajar duro para eso y seguro que fue difícil aceptarlo).

2.- Por apoyar mis proyectos por más extraños y poco viables que parezcan.

3.- Por hacerme saber que no necesariamente va a ser fácil conseguir el éxito (y que cada cosa que decido tiene un efecto en mi vida y en la de mis seres queridos).

4.- Por ayudarme a recoger los pedazos de mi corazón y a armarlo una vez más cuando algo no salió como lo esperaba (lo que según recuerdo ha sido la mayoría de las veces hasta el momento).

5.- Por creer en mí pese a toda la evidencia que pudiera tener en contra (y que yo mismo generé en mis experimentos de vida).

6.- Por amarme de forma incondicional a través del tiempo.

7.- Por ser feliz y haberme conseguido un papá tan genial.

8.- Por adaptarte a mis cambios en circunstancias que cualquier otra mamá hubiera tirado la toalla hace rato.

9.- Por sacarme del centro del universo y hacerme ver la importancia de ayudar y colaborar con todo quien lo necesite, incluso si alguna vez (o más de una) la persona nos dio la espalda o nos hizo algún daño.

10.- Por acompañarme en esta vida casi de la mano; porque aunque estemos lejos físicamente, tu amor siempre está conmigo, entibiando mi alma, ayudándome a recorrer el camino.

Por todo lo anterior, ¡te deseo un año genial, con excelente salud, abundancia, lleno de bendiciones y experiencias satisfactorias para el alma! Te amo más allá de estas coordenadas espaciotemporales.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

A contar se aprende contando – el arte de la narración oral

Narratón Déjame que te Cuente Lima - 5

XIII Narratón de Lima – Déjame que te Cuente, 2015

Por Luis Eduardo Vivero.

Esto es válido para contar números, por cierto, pero especialmente para contar historias con una técnica que se llama narración oral. En este artículo cuento la experiencia que estoy teniendo a través del proceso de convertirme en un narrador oral.

En las actividades del Club de Lectura Infantil Preguntines he tenido la oportunidad de interactuar bastante con niños, por lo cual podríamos decir que ya había comenzado de alguna forma a narrar, aunque sin una técnica definida, ni recursos de narración ni de despliegue escénico. Así es que como se imaginarán, por más ganas que tuviera, la presentación no siempre iba a cautivar la atención de los niños, o más allá, entretenerlos y al mismo tiempo entregarles un mensaje.

Trabajar con público infantil es todo un desafío, y también algo muy gratificante para el alma, siempre y cuando disfrutemos de esta labor. Lo fascinante es parte de la complicación, si lo queremos ver de esa forma, ya que si bien es cierto son muy auténticos y están dispuestos a reír a carcajada limpia, también lo están para hacernos saber que algo les aburrió. Y si algo va mal tienes entre treinta segundos a un minuto para recuperar la actividad o darle un giro, porque de otra forma simplemente los perderás y no habrá vuelta atrás, no por lo menos en esa oportunidad.

Contando un cuento en la Biblioteca Infantil de San Miguel, Lima

Contando un cuento en la Biblioteca Infantil de San Miguel, Lima

Algo que me agrada especialmente de los niños es su capacidad para imaginar escenas, personajes y hechos que van más allá de la realidad que podemos percibir con los ojos. Y justamente ahí está la oportunidad para fomentar el desarrollo de la imaginación y creatividad.

El poder de una imagen mental

Al contar un relato podemos influir en los niños de tal forma de que creen una escena con más o menos detalles en su mente. Por ejemplo, en la narración oral del cuento infantil ilustrado La Jirafa Margarita cumple su sueño, digo algo como lo siguiente:

De pronto, Margarita se dio cuenta que el bosque se estaba haciendo menos espeso y que al fondo se veía una luz en lo alto. En ese momento supo que estaba cerca de la playa y se echó a correr como una loca. Cuando dejó los arbustos atrás, sus patas entraron en contacto con la arena de playa, la cual estaba tibia y seca; ese calorcito subió por sus patas y se sintió riquísimo. También inspiró largamente y disfrutó de la frescura de la brisa marina, la cual antes de eso conocía solamente a través de las historias de su abuela.

Si lo anterior se cuenta con gracia, un ritmo y corporalidad adecuada, quien escucha el relato puede imaginar lo que está sucediendo en el cuento. Y como comprenderán, no habrá una misma imagen mental a través de todos los niños, porque se produce una interpretación según los filtros e imaginación que cada asistente aplique.

Narradores naturales y el resto de nosotros

Mi abuelita Elba se había criado en el campo, en la zona central de Chile. Desde que fui pequeño hasta convertirme en un adulto me contaba historias campesinas que ella había aprendido de la tradición oral, y otras que supongo creó en base a los sucesos de su vida y la de su familia directa. Sin duda era una narradora natural y tenía la capacidad de cautivar la atención de quien escuchaba sus historias. Justamente a raíz de eso escribí una serie de relatos llamados Cuentos de luna de la Abuelita Elba, material que espero publicar lo antes posible.

Quienes no tenemos esas habilidades naturales – probablemente la mayoría – tenemos que desarrollar nuestras capacidades a través de talleres, información en línea y sobre todo en la práctica. En relación a lo anterior, tengo la fortuna de haber tomado un taller de narración oral con Manuel Conde, en el Centro Cultural Blasa, ubicado en Lince, Lima.

El taller terminó superando las expectativas que tenía en un comienzo, y me significó un impulso tremendo en el arte de narrar cuentos. Si bien es cierto que todavía tengo un camino por recorrer para desplegar mis habilidades al respecto, ya cuento con una metodología básica para enfrentar el análisis y la puesta en escena de un cuento narrado. De forma adicional, estoy incorporando algunos cambios en la forma de escribir cuentos, de tal manera que el proceso de traducción a la narración oral del mismo sea más fácil. Tal es el caso del cuento La leyenda africana de la hiena y la vaca, el cual escribí para los talleres de la Biblioteca Infantil de la Municipalidad de San Miguel.

Diploma

Mi primer diploma de narración oral

Manuel Conde suele decir que su opinión no tiene valor, aunque por supuesto que lo tiene, sobre todo desde su punto de vista de un narrador oral escénico con diez años de experiencia. Fue genial que nos haya invitado a participar en la XIII Narratón de Lima, organizado por Déjame que te Cuente. Esa fue la primera presentación en público, una oportunidad maravillosa para probar nuestros avances, como también disfrutar de contar un cuento. Porque cada vez que lo hacemos, una parte de nosotros se queda con el público; cada contada es única e irrepetible, ya que al disponer de la capacidad para interactuar con el público, vamos modificando y adaptando la historia a quienes la escuchan.

Cuando un narrador oral ha hecho suyo un cuento y lo cuenta desde el corazón, es capaz de lograr que los asistentes sientan lo que él está sintiendo en ese instante. Para conseguir eso, quien narra tiene que mostrar su interior y dejar una puerta abierta a su alma; justamente por eso dicen que un buen narrador se desnuda ante el público.

¡Felices historias para todos!

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
2

Las diez razones por las cuales mi mamá es la mejor del mundo

Foto familiar divertida

Cada uno tiene sus propias razonas, estas son las mías y nadie me las quita. Además tiene puntos extra porque lo hizo solita.

1.- Cuando era niño mi mamá jugaba tanto conmigo que muchas veces se le pasó la hora para preparar el almuerzo. No importaba si se trataba de jugar en la tierra con autitos, contar cuentos o jugar a esconderse, siempre tuvo tiempo para hacerme saber que yo era una prioridad en su vida.

2.- De forma independiente de si lo estaba pasando genial o estaba castigado por haberme portado mal, mi mamá se encargó constantemente que supiera cuánto me amaba.

3.- Cuando quise aprender a andar en skate, mi mamá aprendió a andar en patineta para luego enseñarme. Esto es una de las cosas más tiernas que ha hecho una mamá por su hijo en toda la historia de la humanidad, ¿no les parece?

4.- Me enseñó a defenderme de otros niños que querían golpearme en la escuela. Como resultado, cierta tarde aparecí en la puerta de la casa con un niño a quien tenía agarrado de la camisa y al cual estuve a punto de pegarle, diciendo: “¡mira mami, aprendí a defenderme!”. Por suerte ella me detuvo, sobre todo considerando que la mamá del niño estaba a unos pocos metros de ahí…

5.- Me enseñó la importancia de desarrollar la paz y el autocontrol – a través de unos baños de agua fría e inmersiones que te las encargo, pero esos son detalles para lo conseguido…

6.- De maneras que no comprendí por mucho tiempo, me mostró lo fuerte y decidida que puede ser una mujer. A diferencia de lo que se cree comúnmente, los hombres muchas veces somos más débiles y menos decididos que las mujeres. Sin embargo, con un ejemplo como ella supe que un hombre puede llegar a ser tan fuerte como una mujer que se para ante el mundo y que está decidida a sacar a su hijo adelante, porque para ello hay que real realmente valiente.

7.- De diversas formas y en diferentes circunstancias me instruyó a ir más allá de mis límites autoimpuestos, algo que sin duda es una de las herramientas más útiles a la hora de trabajar en la consecución de tus sueños.

8.- Me instruyó la relevancia de perdonar; eso que significa dejar de joderte la cabeza y el corazón con algo que pasó hace tiempo y que ya no se puede remediar, sin necesidad de olvidar el asunto, pero dejándolo ir y limpiando el alma. Lástima que me demoré como cuarenta años en aprenderlo, pero bueno, ya sabes que algunas cosas toman tiempo (no me presiones)…

9.- El tiempo que estuvimos juntos no consistió en dejar que los días pasaran solamente; más bien me entrenaste para dar lo mejor de mí, de forma independiente de si lo que estaba realizando era algo que se me daba naturalmente o si tenía que trabajar duro para conseguirlo.

10.- A través de la práctica y de su propio ejemplo, en múltiples oportunidades me enseñó cómo actúa el amor incondicional, más allá de lo que se experimenta o percibe generalmente.

Gracias por todo mami, ¡la rompiste!

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Doña Rosa, una mártir de la lectura limeña

Abuela leyendo a su nieto

Hace un par de días me tocó experimentar un paro de la locomoción colectiva en Lima, Perú. Todo el asunto se originó debido a un plan que van a implementar para sacar de circulación un montón de combis, custers – unos buses medianos – y también buses grandes, la mayoría muy antiguos y en mal estado. Para qué mencionar el daño que producen al medioambiente con los gases que generan.

Otro asunto son los cobradores de estos transportes antiguos, quienes muchas veces tratan de forma inadecuada a los pasajeros, subiendo gente que ya no cabe, diciendo frases como “al fondo hay sitio” y “dejen pasar a la gente”, cuando en realidad no es posible ni pestañear de tan lleno que está el carro.

La modernidad tiene su precio, y si bien es cierto que los buses nuevos prometen un viaje más seguro, cómodo, en mejores circunstancias de salubridad y un mejor trato al pasajero, no hay certeza en cuanto a que todas las rutas existentes vayan a ser cubiertas. Como daño colateral está el hecho de que mucha gente se va a quedar sin empleo.

Entonces ahí estaba ese miércoles en la mañana, bañado, peinado y arreglado para ir a una reunión en uno de los buses nuevos, el cual no se asomaba pese al paso de los minutos. Como parecía que el asunto tenía para rato, me puse a conversar con una señora que estaba a mi lado; comenzamos a compartir información acerca del paro de buses, de las implicancias, los tiempos de transporte, etc. Doña Rosa era del barrio y comenzó a contarme que ese lugar había sido un peladero cincuenta años atrás, que gradualmente se había ido poblando y mejorando las condiciones de seguridad y habitabilidad. De hecho tiene parques muy bien mantenidos y lindos de los cuales uno puede disfrutar tranquilamente.

Veinte, treinta, cuarenta minutos y era tiempo de ejecutar un “plan b” para llegar a la reunión en una escuela de Miraflores. Fue en ese instante en el cual le propuse a Doña Rosa tomar un taxi y pagar a medias, cosa que aceptó de buena gana, ya que ella también iba a ese distrito.

Una vez sentados atrás, debidamente presentados e introducidos uno al otro, le comenté acerca de los talleres de lectura entretenida para niños que estoy realizando en el Club de Lectura Infantil. Fue en ese momento cuando Doña Rosa me contó una historia que le había sucedido en 1957, cuando ella tenía ocho años.

Resulta que su papá era lector y había fomentado en ella el hábito de leer. A ella le encantaba una enciclopedia, sobre todo lo relacionado con los planetas y lo que se conocía hasta ese momento. Cierta maña poco afortunada para ella, estaba en su escuela – una católica, como la mayoría de los colegios en el Perú – cuando el cura de la institución comenzó a contar su versión acerca del origen de la humanidad:

Fue así como Dios tomó una costilla de Adán y creó a Eva…

Justo en ese momento la pequeña Rosa interrumpió al cura y le dijo todo lo que sabía al respecto del origen del cosmos:

Eso no fue lo que sucedió; resulta que en el universo hubo una gran explosión y todo se comenzó a expandir. Así se fueron creando los planetas y todo lo que hay en ellos, incluyendo a las personas…

Como se podrán imaginar, el cura se enfureció, le dijo que la religión no se llevaba bien con la ciencia y le pidió a Rosa que abandonara la clase. Mandó a llamar a sus papás de forma urgente y les comunicó que Rosa estaba expulsada de la escuela, lo cual era una decisión irrevocable.

La pequeña Rosa estaba desconsolada; comentaba que sus amiguitas la miraban raro, como si hubiese hecho algo malo. Ya están al tanto de que las personas tienden a ponerse del lado del sistema porque es algo que ha funcionado así mucho tiempo. Ella no comprendía qué había pasado y le preguntaba a su papá por qué el cura se había molestado, así también como sus amigas. El papá no tenía mucho que decir al respecto, o tal vez podría haber dicho algo como “hay un serio problema con la iglesia”.

Como sea, la pequeña Rosa tuvo que continuar sus clases en otra escuela. Afortunadamente continuó desarrollando su aprecio por la lectura con los años y no la abandonó por esa experiencia amarga.

Actualmente muchos de los que realizamos actividades de fomento a la lectura para niños, nos enfocamos a que la experiencia de leer sea agradable y entretenida, para asociar esta acción de leer a una emoción positiva, algo que los pequeños lectores van a desear repetir probablemente.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Siete razones por las cuales ser papá de una niña es una de las cosas más maravillosas que pueden pasar en la vida

La maravillosa experiencia de ser papá de una niña

Por Luis Eduardo Vivero. Fotografía tomada por Zurecia.

Dicen que hay ocasión para realizarse en todo aspecto que uno desee en la vida. También de que existen las segundas oportunidades, cosa de la cual puedo dar fe. Soy papá de Amira, una niña maravillosa que actualmente tiene siete años y que para mí es una fuente inagotable de felicidad. Seguramente hay muchos otros papás que se sienten igual, como también otros que podrían estar temerosos de enfrentarse a la fragilidad de una bebé y a la complejidad que pueda significar criar a una niña.

Probablemente cada papá puede tener sus propias razones, pero estas son las mías y hoy quiero compartirlas con ustedes:

1.- Uno de los lazos más fuertes que pueden existir entre dos personas se da entre una hija y su papá. Suele pasar de forma similar entre un niño y su mamá, lo cual experimenté de primera mano. Puedes tener una pareja, amigos, familia, compañeros de trabajo con los que te lleves bien, pero la relación con tu hija será mil y una veces más fluida que con cualquier otra persona.

2.- Es lejos la mejor compañera de viaje que vas a encontrar. No importa si se trata de salir a tomar helado, ir jugar a un parque, a la playa, de excursión a una montaña, ir a un espectáculo de cuentacuentos o al cine, ir a otra ciudad o país; si comparten el gusto por la aventura no habrá nadie que esté tan dispuesto a llegar al fin del mundo contigo tanto como ella.

3.- Si amas la naturaleza y las cosas sutiles de la vida – como las flores, las mariposas y el movimiento de las nubes – una niña es la persona más indicada para estar a tu lado observando maravillada la simplicidad y belleza que la naturaleza nos ofrece.

4.- Si te gusta leer literatura, es altamente probable que tu hija siga tus pasos y te acompañe en las aventuras a través de las letras desde pequeña. Por alguna razón las niñas se suelen interesar mucho más que los niños en la lectura, al menos mientras crecen. Una de las razones de esto puede ser que las chicas son más maduras emocionalmente y que buscan actividades que les provean una satisfacción mayor a más largo plazo.

5.- Van a haber momentos en los cuales vas a tener que hacerte cargo de cosas para las cuales podrías sentirte no preparado, sobre todo durante los dos primeros años, aunque también más adelante cuando tengas que peinarla, ayudarla a alistarse para ir a la escuela y todo lo que involucre ser delicado y cuidadoso. Irremediablemente vas a tener que ponerte en la buena con tu parte femenina para hacerlo bien. Tú puedes hacerlo, solo tienes que ser fuerte y valiente, al estilo de una mamá que se hace cargo. Luego de algún tiempo podrás agradecerle a tu hija todo lo que has progresado emocionalmente.

6.- Una niña puede ser delicada e incluso podrías pensar que de alguna forma es más débil que un niño que aguanta caídas más fuertes. Pero lo que es realmente fuerte es el carácter que puede desarrollar una niña decidida. Aún más, una de las fuentes de fortaleza más grande que tendrás en tu vida será esa niña pequeña que siempre va a estar dispuesta a darte un abrazo lleno de amor, el que llegará más allá de tu piel y acariciará tu alma. En ese momento aprenderás que el amor de tu hija es tan fuerte y revolucionario como una flor que se abre paso en medio del pavimento.

7.- Si alguna vez creíste que no ibas a volver a amar a nadie como amaste a tu abuelita o a tu mamá, tienes una oportunidad grandiosa para aprender a amar de forma incondicional, más allá de todo lo que podrías haber imaginado. Porque tu hija te amará así y a tu corazón no le quedará más que devolver el sentimiento. Será muy fácil amarla hasta más allá de las estrellas y del tiempo, y te sentirás constantemente en las nubes, maravillado y agradecido de la existencia.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Árboles, unos seres vivos sensibles y maravillosos

Ayer hablé con mis queridos amigos Vanessa, Melissa, Lautaro y Presbere, todos de Cartago, Costa Rica. Viven en un lugar tranquilo, lejos de carreteras. La zona es lluviosa y fría durante el invierno, sin embargo no se complican por eso y disfrutan de la temporada con un buen café y queques de diverso tipo.

Amira en Atenas

Amira disfrutando en Atenas, con una multitud de árboles alrededor

Estaban tristes porque los dueños del terreno aledaño habían decidido cortar un montón de árboles debido a que consideraban que no servían, ya que no daban fruto. Simplemente los talaron, sin demostrar misericordia ni conexión con todo lo viviente. Y es que Vanessa y su esposo habían plantado esos árboles quince años atrás. Quien se imaginaría que a alguien se le ocurriría talarlos, como si estuvieran estorbando.

Lamenté la situación porque en un momento de mi vida me sentí profundamente enamorado de los árboles. No sé cuando comencé a desarrollar ese sentimiento, pero el hecho es que me siento ligado a ellos y les agradezco mucho su energía y todo lo que hacen por la vida en este planeta. No sé lo han pensado alguna vez, pero la vida sin ellos sería muy difícil, si es que no imposible.

Fue tan hermoso vivir en Atenas de Alajuela, rodeados de árboles, de miles de ellos, literalmente. Tuve mañanas maravillosas meditando al amanecer; toda la vida despertaba, la hierba se ponía brillante y los árboles recibían a pájaros de diverso tipo, tamaña y color. Las ardillas saltaban de rama en rama, persiguiéndose entre ellas y jugando, sabiendo que la vida es una fiesta increíble.

Vista desde Quetzalia

Vista desde Quetzalia, tierras altas del Volcán Turrialba, Costa Rica

Tuve la suerte de conocer a Edison Valverde Araya, quien plantó un bosque llamado Quetzalia, en las tierras altas de Turrialba, Costa Rica. Él es un experto abrazador de árboles, de quien aprendí que vale la pena invertir una buena parte de la vida por y para ellos, porque básicamente significa tener esperanza en la raza humana. En que en conjunto a la madre tierra seremos capaces de restaurar el equilibro de este hermoso planeta.

La primera vez que escribí un cuento en relación a los árboles fue en el libro Cuentos de una nueva era de luz, el relato Unidad arbórea, en donde el personaje llamado Edison se dirigió a un bosque con la firme decisión de fundirse con un árbol. Al respecto, en el cuento se lee lo siguiente:

Al tercer día, cuando el alba despuntaba, Edison comenzó a sentir las venas del árbol. Hizo todo lo posible para que su corazón se mantuviera tranquilo y sus ansias no significaran un estorbo en el proceso de transmutación. Poco a poco se iba sintiendo rígido pero poderoso, con hondas raíces. Finalmente, estaba totalmente integrado al árbol. Pudo sentir la energía sutil que se movía por todo el tronco, llegando a cada hoja. Tomó consciencia de la multitud de insectos que se alojaban en sus recovecos y de su gran capacidad para albergar vida. Se sintió maravillado al percibir cómo el flujo de agua, que venía del río, subía por todo su cuerpo de árbol, hidratándolo y permitiendo que la vida continúe.

Luego de un tiempo escribí mi segundo cuento infantil, que lleva por título “El libro secreto de los árboles”, en el cual se expone de forma sencilla y entretenida que los árboles sienten, que están interconectados entre ellos y que definitivamente son seres inteligentes. Este cuento está en proyecto de ser ilustrado y tengo muchas esperanzas de llevarlo a cabo.

Una vez que terminé el cuento, me encontré con la agradable sorpresa de que había un estudio científico que avala el tema de intercomunicación entre los árboles, a modo de una red neural. ¡Me sentí increíble, ya que eso mismo era lo que había escrito! Aunque sin tener los conocimientos ni base científica de Suzanne Simard, la doctora que tiene a cargo la investigación.

Abrazando una ceiba en Tikal, Guatemala

Abrazando una ceiba en Tikal, Guatemala

¿Has estado alguna vez en un bosque? Recuerdo cuando casi nos perdimos con las chicas en el Volcán Arenal, en Alajuela, Costa Rica. Amira tenía tres años en ese tiempo y caminó una hora y media, pasando a través de un bosque húmedo. Ahí nos sorprendimos de por vida al ver unas hormigas pequeñas y doradas como el oro, como también unos escarabajos magníficos de color turquesa. Y todo eso gracias al bosque que alberga un sinnúmero de especies.

Como dice Suzanne en el vídeo, los árboles no pueden defenderse por ellos mismos, ni pueden arrancar de los humanos. Es por eso que nos necesitan y que nosotros debemos protegerlos. Hacerlo equivale a comprar tiempo para nosotros y las futuras generaciones. Por el contrario, significa restar tiempo de un futuro incierto.

Me siento contento por compartir este sentimiento con muchas personas y sé que juntos podemos lograrlo.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

14 de febrero: ¿qué es el amor?

Aprovechando que hoy es el día del amor y la amistad me puse a llamar por teléfono a algunos de mis seres queridos – hubiese querido llamarlos a todos – con el fin de saludarlos, decirles que los amo y hacerles la siguiente pregunta: ¿qué es el amor?

La mayoría se sintió sorprendida con la pregunta y en general se tomaron unos momentos para articular en una frase un contenido que podría tomar un discurso de diez minutos. Me llamó la atención que varias personas propusieran ejemplos para facilitar el proceso de explicar algo que parece ser complejo.

Por otro lado, existe una tendencia a asociar el amor con el sentimiento que se genera en parejas amorosas. Y claro que el amor existe de esa forma, aunque también de muchas otras. ¡Imagínense que incluso podemos amar a las plantas y árboles! Y también recibir su amor de vuelta, aunque no sea de forma tan evidente como el amor de un perro fiel, el cual iría hasta el fin del mundo con sus amigos humanos.

¿Qué es el amor?

Amor famiiar, dibujo de mi hija Amira

A continuación las respuestas que recibí

El amor es algo como que une a las personas.

– Amira, mi hija de seis años.


Lo primero para amar, es amarse a sí mismo; por ejemplo, si no tienes peras, no puedes dar peras a nadie. Por eso hay que comenzar por uno, aceptándose y amándose. También es cuidarse, apoyarse y por sobre todo, alcanza para todos.

– Irene Peña Donoso, mi mamá.


El sentimiento más positivo que une a humanos y a todos los seres vivos.

– Ramiro De la Peña, pintor chileno y tío.


Comprensión, estar en todo momento con quien uno ama, sobre todo en los momentos más difíciles.

– Beba Arqueros, mi abuela.


El amor lo es todo; es un tipo de energía de alta vibración que tiene la capacidad de cambiar a las personas para bien. Es el fundamento de todo lo que está construido.

– Susana Peña, tía.


Entrega, respeto, tolerancia a la individualidad de cada uno.

– Medalia Gómez, tía.


Si me preguntan qué significa el amor para mí – aunque ya no me sorprendería como a quienes llamé por teléfono – diría lo siguiente:

El amor es lo más increíble que existe en el universo. Es el motor de todo lo maravilloso que puede suceder.


Tuve la suerte y gracia de crecer con el amor de mi mamá, quien se dedicó por años a mi cuidado. También recibí el amor a borbotones de parte de mi abuelita Elba, así como también de tías y tíos, quienes no escatimaron en amar sin medida al niño consentido, al primer sobrino del pedido familiar.

Considero que gracias a eso puedo ver que este mundo es un planeta increíble, lleno de vida y colores brillantes. Que lo que más necesitamos está dentro y no fuera, y que si dejamos de buscar un rato y nos sentamos a mirar el cielo, a la sombra de un árbol magnífico, más temprano que tarde descubriremos que el amor está en todas partes, que es algo que nos rodea y algo que somos.

Y para ti, ¿qué es el amor?

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Guadalupe Urbina, una artista cercana a la gente

Multifacética y diversa

Cantando 2

Guadalupe con su fuerza interpretativa en Putten, Países Bajos, 2013

Guadalupe Urbina es una costarricense nacida en Guanacaste, una región cálida y seca del norte de Costa Rica, conocida por sus playas amplias y hermosas.

Es cantante, poeta, pintora, viajera, pacifista, buena amiga, directora de teatro y chamana. Amante de la vida natural y de formas justas y benevolentes de vida, orientada al trabajo colaborativo.

Vivió por varios años en Holanda y debido a su importante aporte cultural en América y Europa, recibió en 1994 el Premio Gaviota del Círculo de Bellas Artes, en Madrid, España.

Es directora de la Fundación Voz Propia, una organización sin fines de lucro que se ocupa de mejorar la vida de niños y mujeres en riesgo social, llevando a cabo proyectos en el área artística, musical, rural y en el desarrollo de la cultura de la paz.

Tuve el honor de conocerla durante mi estadía en Costa Rica, en medio de actividades sociales en la capital del país, San José. Es una mujer que siendo famosa en el ámbito artístico se muestra abierta y cálida con toda persona que se le acerca. De esa forma fue como recibí un abrazo lleno de amor de su parte, en la Plaza de la Cultura, luego de que nos regalara su hermoso canto, sanador y desinteresado.

Lleva sangre indígena, lo cual se refleja en toda su obra; la música que compone, sus pinturas y poemas. Se mantiene cercana a la gente de la tierra, poniendo énfasis en el sector más vulnerable de la población femenina.

Guadalupe cantando Madre de la mar

Una opción de vida diferente

Hamaca

Descansando en Longo Maï, fue una experiencia inolvidable, 2013

Como si lo anterior fuera poco, Guadalupe Urbina participa activamente en la Comunidad Verde de Longo Maï, localidad rural ubicada en el sur de Costa Rica, en San Isidro de El General.

Inicialmente el terreno del movimiento – que incluye una gran área de bosque nativo – fue adquirido con fondos europeos (Austria, Alemania, Suiza y Francia) para albergar a refugiados nicaragüenses. Años después cobijó también a salvadoreños bajo circunstancias similares.

Aquí se vive de forma diferente a la ciudad; es una aldea rural, muy tranquila y pacífica, en la cual se puede caminar hasta entrada la noche sin preocupaciones de seguridad. La gente es amable, modesta y cariñosa. El reloj pareciera avanzar a un ritmo más lento, lo cual junto a la vegetación, las hamacas y baños en el río espantan hasta el más agudo estrés.

El poder femenino

Maquillando

Guadalupe maquillando a los niños antes de la presentación en el Festival Poético, 2013

Longo Maï tiene una organización matriarcal, en donde Guadalupe junto a Dona Edith y a otras mujeres de la comunidad, se encargan de hacer que las cosas funcionen. Guadalupe dirige un grupo de teatro con los niños del lugar, trabajo que ha resultado en grandes beneficios para el desarrollo y autoestima de los pequeños.

También tiene a su cargo la tienda, la librería y todo lo relacionado al Centro de Arte y Sostenibilidad Longo Maï, una casona que se utiliza para los ensayos artísticos con los niños, reuniones relativas a la defensa de las aguas y corredores ecológicos, como también para el Festival Poético Madremonte, el cual se realiza de forma anual. Es muy interesante que cada año llegan al festival estudiantes alemanes, quienes realizan una gira en yate por diversos puertos y países, para finalmente llegar a este lugar de descanso, recreación y contacto con la naturaleza.

Por otro lado, Dona Edith – una salvadoreña que se hace notar por porte y carácter – está a cargo de todo lo relacionado con el ecoturismo; paseos a caballo para los turistas, alojamiento en las casas de los locales, etc. Además cocina riquísimo, ¡incluso prepara comida vegetariana! Oh sí, cómo olvidar sus pupusas vegetarianas – una masa al horno rellena con queso y vegetales…

Todo eso lo vi y disfruté cuando pasé algunos días en Longo Maï. El ver a Dona Edith organizar y preparar los tamales juntos a sus vecinas fue algo increíble. Sudaron bastante con todo el trabajo, es cierto, pero la recompensa valió la pena, ya que luego de la jornada tuvieron tamales para repartirse y también vender.

Obras

Estas son sus obras más recientes:

  • Al menudeo, 2002.
  • La madremonte, ritmos cuentos y canciones. Infantil, 2002.
  • Trópico azul de lluvia, 2001.
  • De todos modos, 1998.

El poemario Palabras de Larga Noche

Le digo a mi corazón: esto ya lo viviste antes, no se puede echar sal sobre las mismas heridas.” Más bien ponerles agua dulce, tibia y paciente lamerlas en silencio y esperar. El camino es largo, el aire denso ya está escrito que contradecir sus reglas y desnudar sus verdades bajo el sol significa firmar el acta de la desaparición forzada.

Poemario

Portada del poemario, 2014

Palabras de Larga Noche es el primer poemario de Guadalupe. Editado bajo el sello de Uruk Editores. Según sus propias palabras:

Su nombre está inspirado en la zamacueca de Chabuca Granda, Una Larga Noche: Es solo miedo, miedo lento y largo, dentro de una larga noche… Cuando la noche debiera ser una sábana bordada.

Estos poemas son una catarsis en el sentido amplio de la palabra. Así que lo mismo son hogueras en donde se han purificado el cuerpo, la mente, las emociones y el espíritu de rabias, resentimientos y hostilidades. Son también tesoros de diván en donde se han quedado resonando preguntas, respuestas, juegos de palabras, malicias, resignaciones y rebeldías. Pero también homenajes a la belleza cotidiana que la vida me brinda en medio de un viaje necesario para poder retornar a la vida y a la muerte con serenidad y aceptarlas como hermanas trillizas de mi alma.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.