Celebración individual – serie de microrrelatos

Llegué a la casa esa tarde, apurado, con una punzada en el corazón. Tenía ganas de abrazarla y decirle que la amaba, que todo iba a estar bien. Era un catorce de febrero, el día de los enamorados, y ella me había dejado.

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments


Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*