Cuando elegir lo menos peor deja de ser una opción

Por Luis Eduardo Vivero.

Durante las últimas semanas he estado escribiendo bastante, “soltando la pluma” y exponiendo temas que durante muchos años no fui capaz de enfrentar. Pues bien, ahora que prácticamente soy otra persona, me encuentro con que mi ocupación actual me dejó de ser útil y estoy en una etapa de generación de mi próximo trabajo. En realidad es algo que ya estoy haciendo, solo tengo que crear la forma a través de la cual pueda vivir de esto.

Antes solía buscar ofertas de trabajo – en bolsas de ese tipo – casi todas las semanas. Constantemente he querido mejorar mi calidad de vida, no para tener más cosas precisamente, sino para vivir mejor. Justo ayer estaba viendo cómo estaba el mercado laboral para el perfil de un amigo. Rápidamente tuve la certeza que ya no me quiero continuar desempeñando en ingeniería informática, con la excepción de proyectos con impacto social y dejando la puerta abierta para proyectos personales. Entonces comencé a buscar ofertas para escritores. Para mi sorpresa, encontré uno que decía: “se necesita escritor bilingüe que guste de viajar”. Me pareció fantástico y aunque el aviso era antiguo, escribí por si a caso, total no perdería más que unos bits en último caso. Luego de googlear por algunos minutos, fui a dar a una bolsa de trabajos temporales y por proyectos. Pude comprobar que efectivamente existía una demanda de escritores y blogueros, pero con horror advertí dos cosas:

  1. Una buena parte de los anuncios ofrecían muy poco dinero, entre USD 1 a USD 4 por artículos de entre 400 a 1000 palabras, lo cual me causó una sensación entre espanto y risa nerviosa. Pensé que armando computadores o vendiendo pan podría ganar más que eso.

  2. Aún se pondría peor: varias personas ponían como requisito que el autor cediera sus derechos sobre el material.

Incluso había uno que manifestaba tener material y un conjunto de ideas excelentes para escribir un ebook de vida saludable. Según él, el presupuesto era a convenir, pero pedía que su nombre apareciera en la portada del libro y que el nombre de autor podría ir en la segunda o tercera página si éste lo solicitaba. Me dio mucha rabia y postulando a la oferta, ya que esa fue la única forma de contactarlo, le dije que lo que pedía me parecía antiético y que mejor considerara tomar un taller de literatura para que lo escribiera él mismo. Y es que me parece el colmo de la frescura el adueñarse de los derechos del autor. No es algo que se deba ceder, comprar ni estar a la venta, la obra es intrínseca al autor, aún si el tema y las ideas provienen de un tercero. En otra oferta, buscaban a alguien que escribiera cuentos cortos de ciencia ficción. Creí que ese era un trabajo perfecto para mi, ya que he escrito algunos cuentos de ese tipo. La sensación me duró hasta que vi cuánto dinero ofrecían y que pedían ceder los derechos. Estaba furioso y me sentía observador de un hecho injusto y deshonesto. A ellos también les escribí, diciéndoles algo similar a los anteriores, que lo que requerían era antiético y que ojalá pudieran mejorar la forma en la cual se relacionan con los escritores, ya que para aceptar esas condiciones hay que estar en condiciones muy vulnerables (y ese tipo de aprovechamiento es horrendo).

Me sirvió para tomar conciencia en cuanto a lo que quiero lograr y de la forma en que deseo hacerlo. Pero si de algo estoy seguro, es que no voy a cambiar mi trabajo por bolitas de dulces y menos aún renunciar a mis sueños. El respeto y la valoración del trabajo propio comienza por uno mismo. Una querida amiga me decía que así es la vida del artista. Por mi parte me niego a validar y soportar un sistema así de injusto, así es que agárrense, que voy por todo.

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments


8 thoughts on “Cuando elegir lo menos peor deja de ser una opción

  1. La gente abusa mucho… A mi me paso hace unos meses algo curioso pretendía un bloguero darme las ideas y que yo lo escribiera… No se… De que vale que aparezca tu nombre si tu realmente no lo has hecho? Para mi lo confortable es ser uno mismo quien lo haga… Y de valore como tal… Muackkk BOMBON y mucha suerte

  2. Es una vergüenza como muchos se aprovechan del trabajo de los demás y es a muchos niveles.
    Siempre hay quien necesite mucho mas unas migajas que reconocimiento y de eso se logran.

    • Así es Chary, lamentablemente hay muchas personas en situaciones complicadas que no encuentran otra salida. Y quienes se mal aprovechan de eso, por cierto. ¡Saludos!

  3. Saludos a todos. Estaba navegando por Internet y di tu pagina. Tremenda informacion. Muchas gracias por escribir tu experiencia! Es bueno saber que algunas personas ponen ahinco en la gestión de sus escritos. Voy a estar seguro de revisitarde vez en cuando.

    • ¡Muchas gracias por tus palabras! Revisaré la página con la información de tu libro; justo estoy a poco de publicar mi primer libro y necesitaré hacer un trailer. ¡Exito y saludos!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

*