2

Las diez razones por las cuales mi mamá es la mejor del mundo

Foto familiar divertida

Cada uno tiene sus propias razonas, estas son las mías y nadie me las quita. Además tiene puntos extra porque lo hizo solita.

1.- Cuando era niño mi mamá jugaba tanto conmigo que muchas veces se le pasó la hora para preparar el almuerzo. No importaba si se trataba de jugar en la tierra con autitos, contar cuentos o jugar a esconderse, siempre tuvo tiempo para hacerme saber que yo era una prioridad en su vida.

2.- De forma independiente de si lo estaba pasando genial o estaba castigado por haberme portado mal, mi mamá se encargó constantemente que supiera cuánto me amaba.

3.- Cuando quise aprender a andar en skate, mi mamá aprendió a andar en patineta para luego enseñarme. Esto es una de las cosas más tiernas que ha hecho una mamá por su hijo en toda la historia de la humanidad, ¿no les parece?

4.- Me enseñó a defenderme de otros niños que querían golpearme en la escuela. Como resultado, cierta tarde aparecí en la puerta de la casa con un niño a quien tenía agarrado de la camisa y al cual estuve a punto de pegarle, diciendo: “¡mira mami, aprendí a defenderme!”. Por suerte ella me detuvo, sobre todo considerando que la mamá del niño estaba a unos pocos metros de ahí…

5.- Me enseñó la importancia de desarrollar la paz y el autocontrol – a través de unos baños de agua fría e inmersiones que te las encargo, pero esos son detalles para lo conseguido…

6.- De maneras que no comprendí por mucho tiempo, me mostró lo fuerte y decidida que puede ser una mujer. A diferencia de lo que se cree comúnmente, los hombres muchas veces somos más débiles y menos decididos que las mujeres. Sin embargo, con un ejemplo como ella supe que un hombre puede llegar a ser tan fuerte como una mujer que se para ante el mundo y que está decidida a sacar a su hijo adelante, porque para ello hay que real realmente valiente.

7.- De diversas formas y en diferentes circunstancias me instruyó a ir más allá de mis límites autoimpuestos, algo que sin duda es una de las herramientas más útiles a la hora de trabajar en la consecución de tus sueños.

8.- Me instruyó la relevancia de perdonar; eso que significa dejar de joderte la cabeza y el corazón con algo que pasó hace tiempo y que ya no se puede remediar, sin necesidad de olvidar el asunto, pero dejándolo ir y limpiando el alma. Lástima que me demoré como cuarenta años en aprenderlo, pero bueno, ya sabes que algunas cosas toman tiempo (no me presiones)…

9.- El tiempo que estuvimos juntos no consistió en dejar que los días pasaran solamente; más bien me entrenaste para dar lo mejor de mí, de forma independiente de si lo que estaba realizando era algo que se me daba naturalmente o si tenía que trabajar duro para conseguirlo.

10.- A través de la práctica y de su propio ejemplo, en múltiples oportunidades me enseñó cómo actúa el amor incondicional, más allá de lo que se experimenta o percibe generalmente.

Gracias por todo mami, ¡la rompiste!

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Siete razones por las cuales ser papá de una niña es una de las cosas más maravillosas que pueden pasar en la vida

La maravillosa experiencia de ser papá de una niña

Por Luis Eduardo Vivero. Fotografía tomada por Zurecia.

Dicen que hay ocasión para realizarse en todo aspecto que uno desee en la vida. También de que existen las segundas oportunidades, cosa de la cual puedo dar fe. Soy papá de Amira, una niña maravillosa que actualmente tiene siete años y que para mí es una fuente inagotable de felicidad. Seguramente hay muchos otros papás que se sienten igual, como también otros que podrían estar temerosos de enfrentarse a la fragilidad de una bebé y a la complejidad que pueda significar criar a una niña.

Probablemente cada papá puede tener sus propias razones, pero estas son las mías y hoy quiero compartirlas con ustedes:

1.- Uno de los lazos más fuertes que pueden existir entre dos personas se da entre una hija y su papá. Suele pasar de forma similar entre un niño y su mamá, lo cual experimenté de primera mano. Puedes tener una pareja, amigos, familia, compañeros de trabajo con los que te lleves bien, pero la relación con tu hija será mil y una veces más fluida que con cualquier otra persona.

2.- Es lejos la mejor compañera de viaje que vas a encontrar. No importa si se trata de salir a tomar helado, ir jugar a un parque, a la playa, de excursión a una montaña, ir a un espectáculo de cuentacuentos o al cine, ir a otra ciudad o país; si comparten el gusto por la aventura no habrá nadie que esté tan dispuesto a llegar al fin del mundo contigo tanto como ella.

3.- Si amas la naturaleza y las cosas sutiles de la vida – como las flores, las mariposas y el movimiento de las nubes – una niña es la persona más indicada para estar a tu lado observando maravillada la simplicidad y belleza que la naturaleza nos ofrece.

4.- Si te gusta leer literatura, es altamente probable que tu hija siga tus pasos y te acompañe en las aventuras a través de las letras desde pequeña. Por alguna razón las niñas se suelen interesar mucho más que los niños en la lectura, al menos mientras crecen. Una de las razones de esto puede ser que las chicas son más maduras emocionalmente y que buscan actividades que les provean una satisfacción mayor a más largo plazo.

5.- Van a haber momentos en los cuales vas a tener que hacerte cargo de cosas para las cuales podrías sentirte no preparado, sobre todo durante los dos primeros años, aunque también más adelante cuando tengas que peinarla, ayudarla a alistarse para ir a la escuela y todo lo que involucre ser delicado y cuidadoso. Irremediablemente vas a tener que ponerte en la buena con tu parte femenina para hacerlo bien. Tú puedes hacerlo, solo tienes que ser fuerte y valiente, al estilo de una mamá que se hace cargo. Luego de algún tiempo podrás agradecerle a tu hija todo lo que has progresado emocionalmente.

6.- Una niña puede ser delicada e incluso podrías pensar que de alguna forma es más débil que un niño que aguanta caídas más fuertes. Pero lo que es realmente fuerte es el carácter que puede desarrollar una niña decidida. Aún más, una de las fuentes de fortaleza más grande que tendrás en tu vida será esa niña pequeña que siempre va a estar dispuesta a darte un abrazo lleno de amor, el que llegará más allá de tu piel y acariciará tu alma. En ese momento aprenderás que el amor de tu hija es tan fuerte y revolucionario como una flor que se abre paso en medio del pavimento.

7.- Si alguna vez creíste que no ibas a volver a amar a nadie como amaste a tu abuelita o a tu mamá, tienes una oportunidad grandiosa para aprender a amar de forma incondicional, más allá de todo lo que podrías haber imaginado. Porque tu hija te amará así y a tu corazón no le quedará más que devolver el sentimiento. Será muy fácil amarla hasta más allá de las estrellas y del tiempo, y te sentirás constantemente en las nubes, maravillado y agradecido de la existencia.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.