0

A la memoria de Eivy y a todas las sobrevivientes

Ilustración de Liniers

Por Luis Eduardo Vivero.

Golpeada
por los puños de un huracán
usada
como una bolsa de té
humillada
ante tus huesos
despreciada
como un café frío
arrastrada
por las olas de tu ira
maltratada
como las calles de Breña
lanzada
como quien escupe en la calle
abusada
como la encuestadora
incendiada
por despecho en un bus
cortada
como un trozo de carne
estrangulada
como una gallina que va a la olla
enterrada
porque no la puedes controlar.

Seguro que ella tuvo la culpa
dijo la sociedad
apuesto a que se lo buscó
dijo la vecina
ella quería
dijeron los culpables
él es inocente
dice su madre
solo fue un juego
aseguró el violador
pero mira cómo se viste
cuchichea un señor
está exagerando
dice la familia
ella lo provocó
asegura el cardenal
fue un designio del destino
espetó el presidente.

Y es que no hay nada de malo
en un piropo
en agarrarte las tetas
por un poco de placer
en meterte la mano
porque me da la gana
y sobarte en el bus
ante una indiferencia total
podría quitarte la ropa
a tirones
si así lo quisiera
y luego correr
esconderme en mi culpa
hasta que la mañana me encuentre
y me condene un poco
apelaría a beneficios
luego de un año de buena conducta
y al final de algún tiempo
vería la luz del sol.

“Solo quería quemarle la cara”
pero le incendiaste la vida
sus sueños se evaporaron
en una muerte temprana y dolorosa
para un alma cansada
que solo pretendía llegar a casa.

“Ella me pertenece”
sonaba en tu mente torcida
navegaba en tus aguas nauseabundas
contaminadas por celos filudos
y en tus manos deshonrosas
sostienes el corazón que no tienes.

“Serás mía o de nadie”
alcanzaste a decir
mientras su piel se convertía
en tierra volcánica
lacerada e insufrible
castigada por dioses machistas
que no aceptan un no.

“La maté porque era mía”
sentenciaste sin remordimiento
pero aún así no la tuviste
solo un pajarito inerte
sobre el cemento frío y húmedo
que quería volar libre
que solo pretendía llegar a casa.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Canciones misóginas para dejar de escuchar y bailar

Loving yourself, ilustración de Daniella Graner

Por Luis Eduardo Vivero.

Desde que Bob Dylan ganó el premio Nobel de Literatura en 2016, y de paso se transformase en el primer cantante de la historia en adjudicárselo, quedó muy claro que la narrativa se encuentra también fuera de los libros, ya sea en diversos objetos tales como jarras de cerámica con dibujos de la vida diaria (que se pueden encontrar en todo el mundo, incluyendo la sierra del Perú), en los retablos de Ayacucho, también en murales, como los del pintor chileno Ramiro de la Peña o el peruano Josué Sánchez, y por supuesto en las canciones que escuchamos en las radios, ya sea convencionales o en medios digitales, incluyendo Youtube y Spotify.

En Latinoamérica sucede que la mayoría de la población está sujeta a escuchar música en múltiples lugares y espacios, ya sea en casa, en el transporte público (es típico en Perú que en las combis, cústers y colectivos se suele escuchar música “chicha”, andina y reguetón), en las salas de espera y en los restoranes, en donde por alguna razón ponen el volumen demasiado alto, tanto que se hace difícil conversar. Lamentablemente no sucede lo mismo con los libros, los cuales son escasos, así como la cultura lectora. En estas circunstancias es evidente que la música que escuchemos va a influenciar de una u otra forma nuestra manera de ver la vida y de relacionarnos. He ahí la importancia de las letras de las canciones para la igualdad de género.

¿Qué es la igualdad de género?

Según la Unesco:

“El género es el significado social que se otorga al hecho de ser mujer u hombre y que define los límites de lo que pueden y deben hacer la una y el otro, así como los roles, expectativas y derechos que deben tener. No es una condición basada en las diferencias biológicas de hombres y mujeres sino una construcción socialmente aceptada que configura normas, costumbres y prácticas de diversa naturaleza.

La igualdad de género significa que las mujeres y los hombres gozan de la misma condición y tienen las mismas oportunidades para hacer efectivos el disfrute pleno de sus derechos humanos y su potencial a fin de contribuir al desarrollo nacional, político, económico, social y cultural y de beneficiarse de sus resultados.

Por lo tanto, la inequidad de género -y más específicamente la discriminación sustentada en el género- es una afrenta a un derecho humano fundamental y un obstáculo para la paz y el desarrollo”.

El escenario desfavorable en Perú

Vivas nos queremos, ilustración de Daniella Graner

Perú es un lugar increíble, con un legado cultural y arqueológico muy rico y diverso. Sin embargo es un país de contrastes, de hecho está dentro de los cinco países más peligrosos para las mujeres. Últimamente el maltrato a la mujer ha estado más expuesto que antes. Solo basta recordar la violación que sufrió una empadronadora en el censo del 2017 en Villa El Salvador, o cuando en el 2015 Adriano Pozo arrastró del pelo a Cindy Arlette, su pareja, con la amenaza de violarla, para luego ser dejado en libertad por falta de méritos. O peor aún, cuando la iglesia católica aprueba la violación de mujeres a través de los mensajes que envían los sacerdotes, como el cardenal Juan Luis Cipriani. No por nada se dice tristemente que Perú es un país de violadores, lo cual más que despertar la conciencia de la responsabilidad de la población masculina, provocó ira en una buena parte de la sociedad. Todo esto ha impulsado el movimiento Ni Una Menos Perú, como también ha ayudado a exponer la cultura de la violación.

Cierta noche estaba escuchando una banda de salsa que se había instalado en una calle del parque de la casa, debido a una celebración religiosa, algo que por cierto nos obligaron a escuchar a la fuerza y a ser partícipes aún sin habernos preguntado. La canción que sonaba contenía mensajes claramente misóginos, lo cual me llamó mucho la atención. Salí y vi como varias personas bailaban al son de la banda y otro número mayor observaba el espectáculo. Había algo siniestro y descarado en la escena: todos hacían caso omiso de lo que estaba sucediendo, tanto hombres y mujeres. Y con esta canción inicio la lista:

1.- Mala mujer – Sonora Matancera

[…]

Mala mujer no tiene corazón (cuatro veces)

Y luego viene el coro:

Mátala, mátala, mátala, mátala

No tiene corazón mala mujer

Mátala, mátala, mátala, mátala

No tiene corazón mala mujer.

Leí una desafortunada entrevista al grupo Zaperoko La Resistencia Salsera del Callao en el medio Exitosa, el cual interpreta la canción, y decían que en realidad no se refiere a matarla en realidad, sino más bien en olvidarla, dejarla, etc. Considero que es una pésima excusa, ya que el lenguaje español es muy rico y para muchas cosas es directo, como en este caso. No hay lenguaje poético de por medio y se entiende claramente que hay un llamado e incitación a la violencia en contra de la mujer. No les costaría nada cantar el coro así:

Déjala, déjala, déjala, déjala

No tiene corazón mala mujer

Déjala, déjala, déjala, déjala

No tiene corazón mala mujer.

Puedes leer la letra completa de Mala mujer aquí.

Tal vez la letra te suena pegajosa y consideras que es parte de la cultura musical en el lugar en donde vives. Ten en cuenta que no todos los elementos culturales de una localidad son positivos y debemos ir adaptándolos a medida en que el tiempo avanza. ¿O por qué crees que ya no hacemos sacrificios humanos? Otros ejemplos de esto son las corridas de toros (tauromaquia) y el matrimonio forzado de niñas en países árabes.

2.- Perjurio – Romeo Santos

Si bien es cierto que en todos los géneros musicales se encuentra violencia contra las mujeres, hay algunos que en los últimos años los han ido concentrando en mayor medida: el reguetón y la bachata. En este caso, Romeo Santos deja a entender que abusó de una menor de edad, o que al menos se aprovechó sexualmente de ella. Para los defensores de Romeo Santos el mensaje más bien va por el lado de haberse aprovechado de la inocencia de una joven. Si fuera así, ¿por qué usa la frase “violé tu piel”?

A quien le miento al pretenderme hacerme el serio

Soy un ladrón sin robarme algún objeto

Violé tu piel y tu nobleza a lo más puro

Por una noche de placer es un perjurio

Según la RAE, una de las acepciones de violar es lo siguiente: Tener acceso carnal con alguien en contra de su voluntad o cuando se halla privado de sentido o discernimiento. El español es un lenguaje muy rico y hay una variedad de términos que podría haber utilizado en vez de “violé”, como besé, probé, acaricié, etc.

Sé me que vas a odiar, juro no fue personal

Deseaba probar de tu cuerpo, caiste en mi trampa, antojo sexual

Dieciocho primaveras, si vas a cumplir, doncella ahora me arrepiento

Perdóname chiquilla soy un perro mentí, no hay excusas te quise sentir.

Básicamente lo que la letra indica es que primaron sus deseos sexuales al bienestar de la chica, y que consiguió lo que deseaba a costa de ella. ¿No te suena a confesión de un ultraje sexual?

Lee la letra completa de Perjurio aquí.

3.- Propiedad privada – Modesto López Otero

Esta canción es parte de la cultura criolla del Perú y ha sido popularizada tanto por Lucha Reyes como Eva Ayllón. La letra de la canción habla de una relación de pertenencia, algo enfermizo que sin duda no es amor, y que me recuerda la conocida frase la maté porque era mía, la cual ha sido usada por diversos asesinos de sus parejas para dar una explicación de las acciones fruto de celos enfermizos.

La letra:

Para que sepan todas, a quien tú perteneces
con sangre de mis venas, te marcaré la frente;
para que te respeten, aún con la mirada
y sepan que tu eres, mi propiedad privada.

Que no se atreva nadie, a mirarte con ansias
y que conserven todas, respetable distancia;
porque mi pobre alma, se retuerce de celos
y no quiero que nadie, respire de tu aliento.

Porque siendo tu dueña, no me importa más nada
que verte solo mío, mi propiedad privada
que verte solo mío, mi propiedad privada.

Como pueden ver, aquí no hay muchas posibilidades para cambiar la letra.

 4.- Cuatro babys – Maluma

Hay varias (¿casi todas?) canciones de Maluma que incitan a la cosificación de la mujer, en donde se les muestra como un objeto sexual que no dice nada, que no opina y que existe para satisfacer los deseos del hombre. Esta es una de las últimas. Algunas partes de la canción son las siguientes:

[…]

Estoy enamorado de cuatro babys
Siempre me dan lo que quiero
Chingan cuando yo les digo
Ninguna me pone pero
Dos son casadas
Hay una soltera
La otra medio psycho
Y si no la llamo se desespera

[…]

Ya estoy metio en un lío
A todas yo quiero darle
Me tienen bien confundio
Ya no se ni con cual quedarme
Y es que todas maman bien
Todas me lo hacen bien
Todas quieren chingarme encima de billetes de cien

El problema en esta canción no es el contenido sexual, sino la valoración de la mujer a través de su capacidad para generarle placer al hombre, sin que exista ni se muestre la opinión de la o las mujeres, como si no importara ni existiesen. En la práctica, según la visión de las canciones de Maluma, daría lo mismo si fuera un robot con todas las características de las mujeres que describe, un ser no pensante que hace todo lo que él quiere. Y ese pensamiento es peligroso y dañino para la igualdad de género.

Fue tal el impacto que generó, que se creó una campaña en change.org para quitar la canción de Maluma. Y como pueden imaginar, el cantante no la quitó. Eso sucede precisamente porque hay mucha gente – hombres y también mujeres – quienes lo escuchan y respaldan. Triste pero cierto.

Puedes leer la letra completa de 4 babys aquí.

5.- La muda – Kevin Roldan

Esta canción es interpretada por Kevin Roldan, Cali y El Dandee. La letra es explícita y dice lo siguiente:

Quiero una mujer bien bonita callada que no me diga naaa
que cuando me vaya a la noche y vuelva en la mañana
no digaa naaa
que aunque no le guste que tome se quede callada y
no diga naa
quiero una mujer que no digaa naa
naaah naaah naah naaaah naaah naaah

[…]

A lo único que ayuda el mensaje es a invisibilizar a la mujer, a que continúe existiendo en segundo o tercer plano, como si no tuviese vida ni voluntad propia, ni una opinión en relación a lo que le sucede, o que si la tiene no importa. ¿Esto es lo que queremos perpetuar en la sociedad? ¿Esto es lo que necesitamos para continuar desarrollándonos?

Puedes leer la letra completa de La muda aquí.

6.- Arroz con leche – canción popular

Esta sí es increíble y la canté muchas veces cuando era un niño, jugando. También jugué a la ronda con mi hija menor, con mi mamá y mi querida tía Gloria. Y desde la ignorancia disfruté de la cultura popular. La letra varía un poco según el país. En Chile se canta(ba) así:

Arroz con leche

me quiero casar

con una señorita de Portugal

Que sepa tejer

que sepa bordar

que sepa abrir la puerta para ir a jugar

Con esta sí, con esta no,

¡con esta señorita me caso yo!

Mucha gente quiere casarse y no hay nada de malo en eso, pero que la persona esté buscando una mujer que sepa tejer y bordar para elegirla es otra cosa. Porque en ese caso no la está eligiendo por sus cualidades, por cómo se complementan ni por la visión que en conjunto podrían tener de la vida, sino porque le servirá para algo, la utilizará para resolver aspectos domésticos. La lista podría engrosarse con “que sepa cocinar, que sepa planchar”, etc., porque caben en la misma categoría.

Cuando me di cuenta de eso me sentí sorprendido, molesto y decepcionado, porque es difícil aceptar que desde hace mucho tiempo se hayan ido introduciendo mensajes machistas subliminales incluso en los juegos infantiles, como si fuera un virus encriptado dentro de lo más profundo y sagrado de la sociedad, la infancia.

Agradecimientos

  • A Zurecia – ilustradora, crafter, feminista y amiga de alma – por las sugerencias realizadas.
  • A Daniella Graner, por la buena onda para poder usar sus ilustraciones en este artículo.

Notas finales

Esta lista está en progreso; si tienes alguna canción para reportar, por favor hazlo en los comentarios, o a través de mi página en Facebook. Y recuerda que la música que escuchas y bailas tiene un efecto directo en la generación de la infraestructura social para la igualdad de género. Tú elijes.

 

 

 

 

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.