0

Poema infantil: Mi color

Ilustración de Amariah, de Periwinkle and Hazel

Por Luis Eduardo Vivero.

– Dedicado a niñas y niños afroamericanos.

Mi color lo copiaron del helado de chocolate,
por eso yo bailo y digo «bate que bate».

Mi color es de las profundidades del mar,
para bajar hasta ahí, hay que saber amar.

Mi color es el del cielo al anochecer,
el del mar calmo antes del amanecer.

Mi color es el de las nubes cargadas
de perlas azules y acarameladas.

Mi color sabe a moras campestres,
frutos oscuros, dulces y silvestres.

Mi color es orgullo afroamericano,
sabiduría ancestral del altiplano.

Mi color viene de las estrellas,
palpitantes, eternas y bellas.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Poema infantil: A mi súperheroína

Por Luis Eduardo Vivero.

Feliz día, mamita de mi amor
agradezco tus enseñanzas
desde el corazón.

Qué mejor que tener una mamá
– que de su labor salió invicta
que con su ejemplo te enseñe a amar
– aunque sea estricta
y también a toda costa a perdonar
– porque nada es a media tinta.

Eres un verdadero tesoro en mi vida
como la tetita para el recién nacido
como el chupete para un bebé
como el helado para un niño en un día caluroso
como la ilusión de la primera fiesta para un adolescente
como la fe que produce el primer amor.

Es por eso que tus abrazos sanan el alma
porque en tu pecho encuentro la calma
después de haber navegado por mares
en tus brazos ya no hay pesares.

Feliz día, mamita de mi amor
agradezco tus cuidados
son el brillo de un sol.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Poema infantil: Preguntas complejas de niños simples

Queremos la paz en el mundo – dibujo de Ana Sofía, Venezuela

Por Luis Eduardo Vivero.

Mamá, ¿por qué papá no ha vuelto?

¿Y qué son esas explosiones?

Dijeron que del trabajo lo habían devuelto.

Hay gente con municiones,

¿cuáles serán sus intenciones?

Preguntaba Bahira en oriente

luego de días,

de noches,

de semanas,

de meses

desde que se escuchó la primera explosión

durante la llegada de los aviones

cuando se agravó la situación

entonces Bahira se preguntó:

¿será que los adultos no cantan canciones?

Papá, ¿por qué mamá está perdida?

¿Y qué son esos silbidos?

Dijeron que de la escuela la habían devuelto.

En la noche escucho chillidos,

lamentos, que para alguien son un tormento.

Preguntaba José en occidente

luego de días,

de noches,

de semanas,

de meses

desde que se tuvo que esconder en la selva

en donde el peligro menor era una serpiente.

Ya vuelvo, hijo, mantente bajo la hierba

mientras consigo comida de forma urgente.

¿Bahira es de José acaso muy diferente?

porque sin paz nadie puede ser indiferente.

Sin importar el color,

ni lo que tengas

ni lo que debas

todos necesitamos amor.

A veces lo sucedido causa dolor

¿cómo podremos recuperar el corazón?

¿Será que los adultos perdieron la razón?

Yo soy solo un niño

que quiere jugar

que mi mamá me haga cariño

y con mi papá bailar.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Poema infantil: Espérame que ya voy

Poema dedicado a los bebés que vienen en camino y a sus mamás

Por Luis Eduardo Vivero.

— dedicado a mi mamá.

Ya voy, mami, espérame otro poco.
Aquí está tibiecito, como el agua de coco.
Aguanta las patadas que doy en tu panza,
¡quiero salir, la paciencia no me alcanza!

Seré muy feliz porque que me vas a amar
como nunca lo has hecho,
también a abrazar y a cuidar,
y a tu lado tendré un techo.

Jugaremos toda la mañana y entonces verás
que no hay locura más grande que ser mamá.
Porque es un amor sin límites,
sin horario,
sin contrato,
sin vacaciones,
y con muchas satisfacciones.

(La mayor parte de las veces y al largo plazo,
pero eso no lo sabrás sino años después
de haberme tenido en tu regazo)

Entonces yo sabré
cómo es que alguien te cuide,
te proteja y te abrigue,
sin importad la edad,
ni el clima,
ni el sexo,
ni el dinero,
ni la educación.
Porque en esta ecuación
lo más importante es el amor.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Poema infantil: La gata Chuchi

Gatita durmiendo

Gatita durmiendo

La gata Chuchi

Escrito por Luis Eduardo Vivero.

La gata Chuchi es una haragana,
no quiere despertarse esta mañana.
Tendrá que tomar un café cargado,
se levantó con el pelo todo enredado.

Miauuu, maúlla Chuchi la gata,
de la cama sacó solo una pata.
Tendrán que sacarla con abogado,
ahora duerme del otro costado.

Y para peor, dice que tiene un calambre,
como si fuera poco, está con hambre.
Pidió un postre de leche con maicena,
sin duda está gorda como una ballena.

Pese a todo eso, Chuchi es un amor,
hazle cariño nomás, no tengas temor.
Aunque trata de mejorar su temperamento,
dan ganas de encontrar otro alojamiento.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.

0

Poema infantil: Zoila la vaca

zoila-la-vaca

Zoila la vaca

Escrito por Luis Eduardo Vivero.

La vaca Zoila es tremenda,
suele pasearse por la hacienda.
Le encanta pastar y rumiar,
y es una experta en bailar.

¡Zoila la vaca! La suelen llamar,
leche tu becerro quiere tomar.
Cocina unas tortillas de pasto,
todos quieren, ¡no da abasto!

Soy la vaca Zoila, se presenta,
ya casi viene la tormenta.
Será mejor que entremos,
de lo contrario nos resfriaremos.

Zoila la vaca soy, dice contenta,
mientras su sopa de col calienta.
Mañana iremos al río a bañarnos,
chicas, ¡tendremos que depilarnos!

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.