0

Poesía: Versos para la paz

Hace poco participé en el VIII Concurso Poético-Musical Natalicio de Ermelinda Díaz con dos poemas, y me dieron un diploma 😀

A continuación está uno de los poemas que envié:

Versos para la paz

Para alcanzar la paz

de una vez por todas

primero hay que limpiar el corazón.

Rociarlo

con perfume de eucalipto

barrerlo

con una escoba nueva

y asolearlo

en el jardín

para que en medio de la primavera

florezca

como las margaritas

lleno de vida y de esperanza

para que sus esporas

viajen a territorios lejanos

llevando las semillas del amor

para que crezcan con las gotas de agua

de las lágrimas de los desplazados

del sudor de los explotados

de la angustia de los expectantes

al otro lado del charco.

 

Y que de una vez por todas

aprendamos a vivir todos juntos

en una paz sobrecogedora

propia de la mariposa

fuerte

como el arañazo de un puma

en peligro de extinción

suave

al igual que los piecitos de un bebé

tierno

como el abuelo que cuenta historias

de un mundo que cada vez recuerda menos

implacable

como la visa que hay que renovar cada año

imparable

como la fuerza del amor de una madre.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.
0

Poemas para la paz – iteración #1

Queremos paz

Por Luis Eduardo Vivero.

Escribo poesía porque tengo fe
en que el eco de un lector
se encuentre con mis palabras
y cuando las lea
se transforme en un colibrí
o tal vez en una mariposa azul
o tal vez en un ballena voladora
y que con sus movimientos de alas
, de aletas y de cola
nos traiga la paz que necesitamos
en todas las franjas de tierra
en todas las selvas
en todas las montañas
y en todos los desiertos.

Porque este mundo es maravilloso
y todos los seres merecen saberlo
no por un rumor, pero de primera mano.
Porque cuando experimentas un amor
grande
– como los ojos de un elefante
profundo
– como una poza en la cual nada un renacuajo
infinito
– aunque sea a ratos
te das cuenta que todo lo demás es fútil
que el desamor se generó
cuando alguien se distrajo y se perdió
y que lo único que se necesita para volver
es que se enfoque
y se encuentre con su propio corazón
que es el corazón de todos
de una libélula
de un rinoceronte que no se quiere extinguir
de una mujer que quiere ser hermosa como un orquídea
de un hombre que quiere ser bueno como el pecho de una madre
de un niño que quiere correr libremente
y de una niña que quiere cantarle a las flores
cuando la abuela las riega.

Escritor de literatura infantil y de cuentos para niños grandes. Emprendedor, meditador e Ingeniero electrónico. Viajero cósmico y enamorado de la vida.