Cuentos infantiles: El canguro que quería tocar la guitarra

Por Luis Eduardo Vivero.

Un canguro muy especial

Había un canguro pequeñito y muy orejón, con unas patas delanteras cortitas y unas traseras grandes y fuertes para saltar muy lejos. A sus amigos y primos les encantaba andar saltando por todas partes; hacían competencias de salto alto y largo, y también de quién llegaba más rápido a la casa luego de la escuela.

Sin embargo a este canguro no le gustaban esos juegos porque eran competitivos. Además él tenía otros gustos, tales como quedarse viendo una puesta de sol con sus papás, pintar con el abuelo o escuchar los cuentos de su abuela cangura.

Cierto día en la escuela les preguntaron qué querían ser de grandes; unos dijeron que bombero, otros doctor, profesora, paracaidista, etc., hasta que le tocó el turno de responder a este canguro. Entonces con voz fuerte y clara dijo: quiero ser guitarrista profesional. Primero se escuchó un silencio como el que se escucha en el desierto, luego sus amigos se rieron de él y le comenzaron a decir un montón de cosas de mal gusto:

– ¿Por qué no puedes elegir algo normal?
– ¿Acaso crees que vas a poder vivir de eso?

Y para rematar el asunto, alguien dijo:

– ¡Cómo vas a poder tocar la guitarra con las manos tan cortas! ¿No te das cuenta que no puedes?

El canguro se sintió apesadumbrado y con el corazón compungido de tristeza. Nunca antes en su vida se había sentido de esa forma.

Cuando llegó a su casa contó lo sucedido, momento en el cual su abuela se puso en cuclillas y le dijo:

– Nieto de mi corazón: yo sé que tú puedes hacerlo. Tú siempre puedes, solo tienes que trabajar duro para alcanzar tus sueños.

La mamá y el papá decidieron llevarlo a clases con un jabalí que tocaba el ukelele, una guitarra hawaiana, similar en tamaño al charango. Entonces el pequeño canguro practicó, practicó y continuó haciéndolo por muchos días.

Hasta que llegó el momento de la presentación. El cangurito salió a escena con su ukelele. Todos estaban sorprendidos y encontraron divertido el instrumento. El público quería que pasara pronto para que se presentara el resto del curso, hasta que nuestro amigo comenzó a tocar.

Esa tarde tocó como los dioses; los asistentes sintieron cómo la melodía llegaba a sus corazones y los tocaba de forma especial. En ese instante supieron que el canguro sentía un amor y pasión inconmensurable por este arte.

Cuando el canguro terminó de tocar, todos se levantaron y aplaudieron tan fuerte como pudieron. El pequeño canguro dejó rodar una lágrima por su mejilla debido a la emoción que le produjo haber cumplido su sueño de convertirse en un artista.

Comentarios

comments

Powered by Facebook Comments

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *